Trump quiere que EEUU “reabra” para la Pascua mientras aumentan las muertes por coronavirus

WASHINGTON – El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró este martes que le gustaría “abrir el país” para el próximo 12 de abril, ante el temor a las repercusiones económicas de la crisis del coronavirus, mientras los casos se multiplican en el país y el Congreso negocia un multimillonario paquete de estímulo fiscal.

Este martes 24 de marzo , el número de casos del coronavirus se elevó en Estados Unidos a 53,441, mientras que la cifra de muertes aumentó a 690, según datos de NBC News y la Organización Mundial de la Salud.

“Me encantaría tener el país abierto y en funcionamiento para (el domingo de) Pascua, (el 12 de abril)”, dijo Trump a la cadena conservadora Fox News, la única a la que concede entrevistas.

“Esto ha sido muy doloroso para nuestro país y nos ha desestabilizado mucho, tenemos que volver a trabajar”, agregó.

Los estados con mayor número de víctimas mortales son Nueva York con 210, Washington con 110, Louisiana con 46, California con 42 y Georgia con 38.

Hasta el momento, se han reportado víctimas en Arizona (5), Colorado (7), Connecticut (12), Washington DC (2), Florida (17), Guam (1), Hawaii (1), Illinois (16), Indiana (12), Kansas (2), Kentucky (4), Maryland (4), Massachusetts (11), Michigan (15), Minnesota (1), Mississippi (1), Missouri (5), Nevada (4), Nueva Hampshire (1), Nueva Jersey (44), Ohio (8), Oklahoma (3), Oregon (8), Pensilvania (6), Puerto Rico (2), Carolina del Sur (7), Dakota del Sur (1), Tennessee (2), Texas (11), Utah (1), Vermont (7), Virginia (7) y Wisconsin (5).

Nueva York superó el domingo al estado de Washington, el epicentro inicial del brote en EEUU, en el número de muertes. Sólo China e Italia han reportado más casos de la enfermedad COVID-19 que EEUU.

El presidente Donald Trump ha reiterado que no contempla decretar una cuarentena a escala nacional luego de que los gobernadores de Nueva York y California ejecutaran una medida de esa magnitud para contener el brote de coronavirus en sus estados.

Ante la pregunta de los periodistas sobre si un aislamiento nacional sería una posibilidad el mandatario respondió: “No lo creo. Esencialmente, lo hecho en California y Nueva York. Esos son realmente dos focos. Esos son probablemente los dos más afectados de todos, en términos de casos. No lo creo porque sales al Medio Oeste (del país), sales a otros lugares y ellos lo ven por televisión, pero no tienen los mismos problemas”.

Recalcó que otras partes del país “no tienen, de ninguna manera, el mismo problema. Nueva York, California, Miami, los gobernadores están haciendo un excelente trabajo (…) Así que no, estamos trabajando con los gobernadores y no creo que lo consideremos necesario”. Acotó que pese a que está contento con su plan de contención de dos semanas “tendremos que ver cuáles son los resultados al final de 14 días”.

Aqui los detalles

Por otra parte el gobierno decidió restringir aún más el paso en los cruces fronterizos, incluyendo ahora los de la frontera con México, en un esfuerzo conjunto que entra en vigencia desde la medianoche del viernes como medida para luchar contra el coronavirus. Además explicó que darán flexibilidad a los poseedores de créditos estudiantiles.

Trump dijo el pasado viernes, junto al equipo especial de respuesta contra el coronavirus, encabezado por el vicepresidente Mike Pence, que se van a suspender temporalmente los intereses de préstamos estudiantiles federales por 60 dias. El Departamento de Educación luego indicó en un comunicado que “además, cada uno de estos prestatarios tendrá la opción de suspender sus pagos durante al menos dos meses para permitirles una mayor flexibilidad durante la emergencia nacional”.

El secretario de Estado, Mike Pompeo, fue parte de los funcionarios que dieron un reporte de las medidas ejecutadas por la administración Trump, a propósito de la directriz que elevó el jueves el nivel máximo la alerta de viajes para los ciudadanos estadounidenses que salen o desean regresar al país.

El presidente dijo que la FDA está a punto de autorizar al menos dos fármacos y hay una vacuna en desarrollo.

Pompeo confirmó que se limitará temporalmente los cruces en la frontera con México, eliminando los “viajes no esenciales”, una medida similar a la tomada en conjunto con el gobierno canadiense esta semana. Algo que no afecta el comercio o tránsito de mercancías.

El Secretario interino de Seguridad Nacional y el Subsecretario de Seguridad Nacional, Chad Wolf, dijo que los CDC están ordenando al DHS que suspenda la entrada de cualquier persona en la frontera canadiense o mexicana que no tenga la documentación de viaje adecuada. Dijo que los CDC han determinado que la introducción y propagación del virus en las instalaciones fronterizas representa un peligro tanto para los agentes de la Patrulla Fronterixa como para los migrantes. Dijo que DHS comenzará de inmediato a devolver individuos sin documentación a Canadá y México.

El secretario de Salud, Alex Azar, a su vez afirmó que el distanciamiento social “no es posible” en las instalaciones fronterizas para los migrantes y que las instalaciones de la Patrulla Fronteriza no fueron diseñadas para albergar a un gran número de personas y protegerlas a ellos y a los agentes de Canadá y México.

Trump confirmó lo anunciado el viernes por el secretario del Tesoro, Steven Mnuchin, sobre la extensión del plazo hasta el 15 de julio para hacer la declaración de impuestos.

El jueves 19 de marzo, el presidente Trump indicó que estaba trabajando con el Congreso para buscar más alivio financiero para familias y empresas afectados por la crisis del coronavirus. Al mismo tiempo indicó que se están agilizando procedimientos y eliminando trabas burocráticas para el desarrollo de vacunas y tratamientos contra el virus.

“A medida que trabajamos para desarrollar vacunas, estamos trabajando con tratamientos o terapias antivirales para lidiar con los síntomas. Estamos avanzando con las vacunas pero es un proceso largo”, indicó el jueves junto al equipo especial de respuesta contra el coronavirus, encabezado por el vicepresidente Mike Pence.

El jueves, el presidenté habló sobre nuevos medicamentos que “prometen” fines terapéuticos en el tratamiento del coronavirus. Trump mencionó que un medicamento llamado cloroquina (que viene en versiones como hidroxicloroquina y fosfato) sería puesto a la disposición (bajo receta médica), saltando procesos engorrosos y prolongados.

Se trata de un fármaco conocido porque es un inmunosupresor y antiparasitario usado para tratar y prevenir la malaria. Puede tratar la amebiasis extraintestinal, una infección hepática. Mientras que la hidroxicloroquina se usa para enfermedades reumáticas como el lupus eritematoso sistémico, la artritis reumatoide, la artritis idiopática juvenil y el síndrome de Sjogren.

Según el Consejo Estatal de China el fosfato de cloroquina tendría una eficacia mayor que otros fármacos en la neumonía asociada al coronavirus. Para más programación de Telemundo entra en www.telemundo.com/now

En China, los científicos han estado probando una combinación de medicamentos contra el VIH contra el nuevo coronavirus, así como un medicamento experimental llamado remdesivir que estaba en desarrollo para combatir el Ébola.

Las inyecciones de remdesivir ya se están aplicando de manera experimental a pacientes en EEUU, China e Italia con buenos resultados y la OMS se ha mostrado esperanzada sobre la posibilidad de que sirva para reducir el número de casos y la tasa de mortalidad.

El jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de EEUU (FDA, por sus siglas en inglés) contradijo poco después a Trump sobre la inmediatez en que estarán disponibles estas medicinas para este uso. La cloroquina está disponible ampliamente ahora y podría usarse de forma genérica.

“Vamos a (administrar la cloroquina y el Remdesivir a pacientes de coronavirus) en el contexto de un ensayo clínico”, matizó el comisionado de la FDA, Stephen Hahn, en la rueda de prensa.  La agencia quiere “asegurarse de que estos tratamientos son seguros para los estadounidenses”, y no quiso “especular sobre una fecha” en la que el público general pueda usarlos contra el coronavirus. 

No obstante, sí se permitirá desde ya mismo el “uso compasivo” de esos tratamientos: si un paciente de coronavirus quiere someterse a ellos voluntariamente, su médico podrá recetarlos si pide permiso a la FDA, que “recopilará los datos” de su efecto para acelerar su ensayo clínico, explicó Hahn. 

“Si las cosas no van como estaba previsto, tampoco es que esto vaya a matar a nadie”, añadió el presidente Trump. El mandatario por su parte agradeció la cooperación de la gente que se ha quedado en sus casas y el trabajo mancomunado de los congresistas para trabajar de manera bipartidista.

Asimismo Trump explicó que el gobierno debe tener participación accionaria en las empresas que necesitan rescate, y apoya límites a bonificaciones de los ejecutivos de esas empresas y en futuras readquisiciones de compañías que reciban apoyo federal.

Adicionalmente indicó que Carnival Cruise pondrá a disposición los cruceros para convertirlos en hospitales. “Así que además de los grandes barcos médicos que vienen, si necesitamos barcos con muchas habitaciones, estarán atracados en Nueva York, Los Ángeles, en diferentes lugares, así que quiero agradecer a Mickey Harrison, de Carnival Cruise Lines”.

El vicepresidente Pence dijo que las pruebas de diagnóstico están disponibles en los 50 estados y cada vez están más a la disposición. Afirmó que se realizan diariamente decenas de miles de pruebas.

Pence indicó que está “cada vez más seguro” de que se dispondrá de los ventiladores necesarios para aquellos que están enfermos y los necesitan, y que han identificado más ventiladores que se pueden “convertir” para tratar a los pacientes con coronavirus.

Cuando se le preguntó acerca de las pautas de los CDC para reutilizar mascarillas si los hospitales se quedan sin ellas, el presidente le pidió al vicepresidente Pence que aborde este problema. Pence habló sobre 3M y otras compañías produciendo más máscarillas, y otras industrias que las donan. Dijo “sabemos que satisfaceremos esa necesidad” y que “están disponibles ahora”.

El miércoles 18 de marzo, el presidente Trump anunció una serie de medidas para contener el impacto económico y la propagación del coronavirus, incluyendo un congelamiento absoluto de las ejecuciones hipotecarias para dueños de viviendas y de desalojos para inquilinos atrasados en sus pagos. 

“El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano está dando ayuda inmediata a inquilinos y a dueños de viviendas suspendiendo las ejecuciones hipotecarias y los desalojos hasta fines de abril”, dijo el presidente durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca junto a su equipo encargado de la lucha contra el brote. 

Trump dijo además que se encuentra desarrollando un kit que incluiría un hisopo bucal para hacerse la prueba del coronavirus de forma rápida y autónoma. 

Las medidas del presidente y los paquetes de fondos que se espera que el Congreso apruebe son parte de un esfuerzo federal masivo para acelerar los controles de emergencia a los estadounidenses, dar alivio a las empresas y fondos de emergencia adicionales para agencias del gobierno federal. 

El miércoles, el presidente anunció a través de su cuenta de Twitter el cierre temporal de la frontera norte del país ante la propagación del brote de coronavirus entre EEUU y Canadá.

“Cerraremos temporalmente por mutuo acuerdo nuestra frontera norte con Canadá para todo el tráfico no esencial. El comercio no se verá afectado”, dijo el presidente en Twitter.

La radiotelevisión pública canadiense, CBC, dijo que la medida estaba siendo negociada por los dos países.

El cierre de la frontera ha sido solicitado por algunas provincias canadienses, como Columbia Británica, que ya han pedido a los estadounidenses que no viajen al territorio para evitar la propagación de la enfermedad.

Pero el gobierno canadiense se ha resistido hasta ahora al cierre de la frontera con EEUU por el temor que la medida cause el colapso del comercio entre los dos países, cifrado en $628,000 millones al año.

El acuerdo entre los dos países impedirá los viajes por razones de turismo o para realizar compras, pero permitiría que los canadienses o estadounidenses regresen a sus hogares.

Para hacer frente a la encrucijada que plantea al país el coronavirus, el presidente Donald Trump había dicho más temprano que se plantea enviarle cheques con fondos de ayuda a ciertos estadounidenses para mitigar el impacto económico del brote de coronavirus en la economía del país. 

“No todos recibirán cheques for miles de dólares, pero estamos desarrollando un plan”, dijo el presidente junto a su equipo encargado de frenar el contagio del mortal brote en EEUU.

Mira cuál es la propuesta del primer mandatario, cómo se financiera y de qué manera se distribuiría entre la población.

Además, Trump tomó otras medidas para impulsar a los mercados financieros, aliviar la carga financiera de aquellos con préstamos universitarios y dar a los profesionales médicos más “flexibilidad” para tratar a los pacientes durante la crisis sanitaria.

El COVID-19 puede causar síntomas de diversa gravedad y es especialmente problemática en ancianos y gente con problemas de salud previos, que podrían sufrir efectos más severos, incluyendo neumonía. Pero en la mayoría de los contagiados, el coronavirus deja apenas síntomas leves o moderados, como fiebre y tos, y la inmensa mayoría se recupera.

Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), los pacientes con casos moderados se recuperan en unas dos semanas, mientras que aquellos que presentan un cuadro más severo podrían tardar entre tres y seis.

Muchas personas se preguntan qué hacer si tienen tos o fiebre.