“Se cayó”, dice exnovio acerca de la muerte de Valerie

NUEVA YORK – Justo el día en que se realizan las honras fúnebres de la joven mexicana Valerie Reyes, las autoridades revelaron lo que sería la perturbadora confesión de Javier De Silva, su exnovio y sospechoso de su desaparición y asesinato.

De Silva, un inmigrante venezolano de 24 años y residente de Queens, habría declarado a las autoridades que tuvo una discusión con Reyes. La joven artista “se cayó y murió”, dijo De Silva, por lo que metió su cuerpo en una maleta y lo abandonó a 15 pies de una carretera en un vecindario privilegiado de Connecticut.

El cadáver de Valerie fue hallado atado de pies y manos por una cuadrilla de trabajadores de obras públicas.

“Era una angustia, yo como madre un odio, no saber qué cara poner que le quitó la vida a mi hija”, dijo con indignación Norma Sánchez, madre de Valerie.

“Y saber que este animal fue, yo quiero que pague”, agregó con la voz quebrada.

Sánchez dijo que Valerie conoció a De Silva en 2017 y que tuvieron una relación de ocho meses.

“Él huyó de la situación de Venezuela y su mamá estaba con cáncer, mi hija se acerca mucho más a él por esa razón”, dijo la angustiada madre.

“Me has arrancado el alma con tu hecho tan cobarde y la verdad deseo que pagues”, añadió Norma.

El Departamento de Policía de Greenwich anunció el martes el arresto del exnovio de Valerie, descrito por su familia como un hombre “sumamente posesivo”.

La policía arrestó a Javier De Silva en Queens luego de que usara de manera fraudulenta la tarjeta bancaria de la joven, informó el martes en una conferencia de prensa Robert Barry, capitán del Departamento de Policía de Greenwich.

El alto mando policial dijo informó que De Silva admitió haber jugado un papel en la desaparición y muerte de Valerie. El joven encara cargos federales, dijeron las autoridades.

“En este momento, De Silva es el único identificado como sospechoso, pero la investigación está en curso”, dijo Barry.

El capitán destacó que la Oficina del Fiscal Federal para el Distrito Sur de Nueva York procesaría el caso debido a la naturaleza “interestatal” del delito.

La policía revisó varias horas de video de vigilancia y realizó diversas entrevistas a la vez que se investigaba el asesinato, detalló Barry.

Los investigadores notaron el uso “continúo” de la tarjeta bancaria de Reyes más allá del día que habría sido asesinada, agregó el alto mando de la policía.

La familia reportó la desaparición de Valerie el 30 de enero, un día después de la última vez que fue vista.

“A mi hijo le tocó ir a ver el cuerpo y confirmó que era ella”, dijo su madre la semana pasada. “Estaba pasando por depresión”.

Sánchez dijo que su hija, a quien llamaba Val, era vibrante, hermosa y muy amigable.

“Ella era muy trabajadora, muy dedicada”, dijo Sánchez. “Ella no se presentó a trabajar el miércoles. Eso era algo muy inusual. No llamó, así que eso nos preocupó aún más”.

Sánchez comentó que su hija sufría depresión desde la adolescencia y que el lunes 28 de enero la llamó por telefóno completamente aterrada.

“Tenía mucho pánico, tenía mucho miedo de estar en su apartamento sola”, dijo la afligida madre ahogada en llanto.

Esa noche sería la última vez que la familia tuvo contacto con ella. Al día siguiente, la joven presuntamente abandonó el apartamento que alquilaba y se dirigió a Manhattan.

“Desde el día que se fue, apagó su teléfono y vimos que se llevó unas fotos (…) ella se fue sola”, dijo su hermano.

“No me cabe en la cabeza qué hizo mi hija para que alguien le quitara su vida ¡Nada! Estuvo en el lugar equivocado, quizás. Quizás alguien se la llevó cuando sacó el dinero”, dijo Norma.

Dos días después en horas de la madrugada, Reyes habría retirado una gran cantidad de dinero de su cuenta de ahorros en un banco Chase cerca del Rockefeller Center.

La familia pudo identificar a la joven gracias a las imágenes que las autoridades obtuvieron de la sucursal.

Sin embargo, más dinero fue retirado de su cuenta el sábado en Canal Street. La familia no ha visto las imágenes de las cámaras de vigilancia, por lo que se desconoce si fue Reyes quien hizo la transacción.

Reyes trabajó en una tienda Barnes & Noble en Eastchester, Nueva York, desde que abrió hace dos años y medio, según la cadena de librerías.

“Toda la comunidad de Barnes & Noble está sufriendo la pérdida de nuestra querida empleada Valerie Reyes”, dijo la compañía en un comunicado. “Nuestros corazones están con su familia, amigos y compañeros de trabajo en este momento difícil”.

A Reyes le apasionaba el arte y disfrutaba dibujar y pintar, dijo Lauren Bradford, quien trabajó con la joven en la librería durante unos 10 meses. Más tarde Bradford dejó el trabajo para acudir a la universidad, aunque estuvo en contacto con Valerie.

Bradford dijo que Reyes tenía planes de acudir a clases para convertirse en un artista del tatuaje.

“Horrorizada. Absolutamente horrorizada”, dijo Bradford, de 19 años. “Estoy totalmente sorprendida. Ella era mi confidente. Ella realmente me alentó para seguir mis aspiraciones. Tenía un futuro muy brillante. Estaba muy emocionada por su arte y por su metas”.

Peter Tesei, ejecutivo de Greenwich, informó el jueves que un empleado de obras públicas de la ciudad que supuestamente tomó fotos del cuerpo y de la escena del crimen fue suspendido bajo licencia administrativa en espera de una investigación. Tesei declinó identificar al trabajador.

Una cuadrilla de trabajadores de obras públicas descubrió el cadáver de Valerie, atado de pies y manos, en la calle Glenville Road en Greenwich, alrededor de las 8:15 a.m. del martes.

“La víctima era una hija, una hermana y una prima de una familia que está sufriendo una gran pérdida en este momento”, dijo Tesei. “Este comportamiento irreflexivo e insensible de un empleado es inexcusable. Extendemos nuestras más sinceras condolencias a la familia de la señora Reyes”.

Sal Reyes, quien se identificó a sí mismo como el padre de la víctima en una publicación en Facebook, anunció una vigilia la tarde del jueves en Glen Island Park en New Rochelle.

Valerie será sepultada el miércoles en el cementerio Greenwood en el condado de Westchester. Aún se esperan los resultados de la autopsia que determinen las causas de su muerte.

Las autoridades instan a cualquier persona con información a llamar a la Policía de Greenwich al 203-622-3333.