Prohíben botellas de Star Wars

Mientras Disney se prepara para abrir su parque Star Wars: Galaxy’s Edge en Orlando, el jueves, la autoridad aeroportuaria o TSA por sus siglas en inglés, está tomando medidas contra uno de sus artículos más coleccionables: sus botellas de Coca-Cola de $5.

Hay más de 1,000 artículos únicos que los visitantes del parque pueden comprar en Galaxy’s Edge, y uno de los más populares (y más baratos) son las botellas de Coca-Cola, Coca-Cola Light y Sprite que han sido estilizadas para adaptarse al mundo de Batuu.

Abre sus puertas el mundo de Star Wars: Galaxy’s Edge

Abre sus puertas el mundo de Star Wars: Galaxy's Edge en Disney

Los refrescos fueron creados en forma de detonadores térmicos de las películas de Star Wars y presentan el nombre de cada marca en Aurebesh, el lenguaje ficticio de Star Wars.

Muchos fanáticos de la saga de películas han comprado las botellas y las han traído a casa del parque para exhibirlas en los estantes o, en algunos casos, convertirlas en adornos para árboles de Navidad.

¡Lo que faltaba! La magia de Disney llega a las tiendas Target

¡Lo que faltaba! La magia de Disney llega a las tiendas Target

Sin embargo, la Administración de Seguridad del Transporte ha prohibido las mismas de los vuelos porque parece un explosivo.

De acuerdo con una publicación en una cuenta verificado de TSA los pasajeros tampoco pueden llevar las botellas incluso si le quitan la tapa.

“Incluso con una tapa de botella normal, este artículo todavía se considera una réplica y no está permitido en el equipaje de mano o facturado”, dijo un tuit de la cuenta el martes. “Si nuestros oficiales descubren un artículo de réplica durante la revisión y creen que es real, el artículo será tratado como tal hasta que la policía lo indique”.

Los viajeros que visitan el planeta de Batuu pueden abordar vuelos con sables de luz hechos a mano y droides astromecánicos vendidos en el puesto avanzado de Black Spire.

Los fanáticos tendrán que buscar otras vías si quieren llevarse a casa las exclusivas botellas de Coca-Cola o visitar una oficina de correos local en Orlando, para así enviarlas por vía postal a sus hogares.