Padre de Sherin Mathews admite cargo y negocia acuerdo

DALLAS, Texas – Wesley Mathews, el padre de la niña de 3 años hallada muerta en Richardson en octubre de 2017, se declaró culpable este lunes de un cargo de lesionar a un menor por omisión y así evitó un juicio por presunto homicidio capital.

La menor, que acaparó la atención nacional, fue encontrada sin vida dos semanas de su extraña desaparición en un drenaje de Richardson.

Wesley originalmente le dijo a las autoridades que su hija Sherin desapareció cuando la castigó y la dejó afuera por un árbol de la casa ya que no quería tomarse su leche.

Sin embargo, cuando se encontró el cuerpo de Sherin, él cambió la historia y dijo que su hija falleció cuando le ayudaba porque ella se estaba ahogando con la leche.

En el inicio del juicio, la terapista de lenguaje que trabajó con Sherin, dijo que nunca la vio “ahogarse” con algún tipo de comida. A la vez, dos terapistas física testificaron que nunca vieron que la niña se cayera durante sus sesiones.

Por su parte, la fiscalía dijo que quizá nunca se sepa la causa de muerte de Sherin, por el avanzado estado de descomposición del cuerpo ya que fue hallada tres semanas después de su extraña desaparición.

Mathews, de 39 años, enfrentaría cadena perpetua sin posibilidad de libertad condicional. Ahora, con el cargo de lesiones de primer grado a un niño por omisión, enfrenta entre cinco años de prisión y cadena perpetua, aunque existe la posibilidad de libertad condicional después de cumplir 30 años.

El acuerdo de culpabilidad eliminó los cargos adicionales de homicidio capital y manipulación de un cadáver. En octubre de 2017, Mathews había sido acusado de asesinato capital de una persona menor de 10 años por la muerte de Sherin, su hija adoptiva con necesidades especiales.

El ingreso de la declaración de culpabilidad hace que el juicio de Mathews entre en la fase de castigo el lunes.

La madre de Sherin, Sini Mathews, enfrenta un cargo por presuntamente poner en peligro la vida de un menor tras dejar a Sherin sola en la casa, cuando según ella, su esposo Wesley y su otra pequeña de 4 años se fueron a cenar la noche antes de que desapareciera.