Esta senadora republicana dice estar “perturbada” por el apoyo de McConnell a Trump antes del juicio político

La senadora por Alaska Lisa Murkowski es vista como una de las pocas republicanas que podrían separarse del voto de su partido durante el proceso de juicio político al presidente Donald Trump.
Lisa Murkowski, senadora republicana por Alaska, dijo no estar de acuerdo con lo comentarios que hizo Mitch McConnell, el líder de la mayoría republicana en el Senado, cuando afirmó que los republicanos trabajarán en “total coordinación con la Casa Blanca” durante el juicio político del presidente Donald Trump.

“Cuando escuche sus palabras, estaba perturbada”, dijo Murkowski el martes durante una entrevista al canal KTUU, ya que afirmó que debe existir una distancia entre la Casa Blanca y el Senado al momento de llevar a cabo el juicio: “Me pareció que lo que dijo McConnell podría confundir aún más el proceso”, dijo la senadora.

McConnell ha sido criticado por parte de los demócratas ya que los senadores que participan durante el juicio político juran ser imparciales durante el proceso.

Murkowski se ha caracterizado por ser una republicana más moderada y es vista como una de las pocas senadoras que podría votar diferente a la mayoría de su partido durante el proceso para remover a Trump de su cargo.

Durante la entrevista, Murkowski afirmó que no prejuzgará la situación antes de que el proceso continúe.

“Significa que me veré como alguien que mira de manera abierta y crítica cada asunto que pase frente a mí durante el juicio político en lugar de actuar como un sello de aprobación para mi partido o para mi presidente, estoy totalmente de acuerdo con eso, totalmente”, dijo la senadora.

Hace una semana, en una histórica votación, la Cámara de Representantes votó a favor de iniciar juicio político contra el presidente Trump por los cargos de abuso de poder y obstrucción al Congreso. Durante los dos artículos ningún republicano votó a favor.

El juicio político se encuentra en espera de que la presidenta de la Cámara de Representantes, Nancy Pelosi, envíe las dos acusaciones al Senado para que inicie el proceso.

El propio presidente Trump criticó a Pelosi por el “estancamiento” del proceso asegurando que no existen evidencias y que no hay crimen que perseguir.

Se espera que las audiencias comiencen durante la semana del 6 de enero cuando termine el receso de fin de año del Congreso.

El juicio político en el Senado estará supervisado por John Roberts, juez de la Corte Suprema. Los congresistas tomaran el rol de fiscales y los senadores de jurados. Por su parte el presidente Trump contará con abogados defensores.

Durante el juicio político, al menos dos tercios de los 100 senadores deberán votar a favor para destituir al presidente, algo que es poco probable ya que los republicanos cuentan con la mayoría de esa cámara.