Acusan a piloto de American Airlines de triple homicidio

El acusado, Christian R. Martin, fue arrestado el sábado en el aeropuerto de Louisville, un día después de que fuera acusado formalmente por un gran jurado del condado de Christian por las muertes de Calvin y Pamela Phillips y su vecino, Edward Dansereau, en noviembre de 2015, según informó el fiscal general Andy Beshear en comunicado de prensa.

Martin se mudó del condado de Christian después de los asesinatos y estaba viviendo en Carolina del Norte al momento de la acusación formal del gran jurado, dijo la declaración.

Varios pasajeros, quienes aseguran haber sido pasajeros en el vuelo que iba a salir de Louisville con Martin de piloto, mostraron alivio en redes sociales sobre lo sucedido, aunque también expresaron su molestia con la compañía por el retraso en su propio vuelo, según reportó el medio INC.

American Airlines dijo en un comunicado que está cooperando con la investigación. Según la aerolínea, Martin fue contratado como piloto de la filial PSA Airlines en enero de 2018 tras completar una verificación de antecedentes penales. La foto policial de Martin lo muestra vestido en su uniforme de piloto.

No se supo de inmediato si Martin tiene un abogado que pueda comentar sobre los cargos en su contra. Martin estaba recluido sin derecho a fianza en el Centro de Detención del Condado de Christian por cargos de presunto asesinato, incendio premeditado y robo, además de manipular pruebas físicas.

La policía dijo que Calvin Phillips, de 59 años, fue encontrado muerto a tiros en el sótano de su casa. Los cadáveres de Pamela Phillips, de 58 años, y de Dansereau, de 63, se encontraron a unas pocas millas de distancia en un campo de maíz dentro de un auto quemado.

Las autoridades no han dado un motivo por los asesinatos ni han dicho qué les llevó a creer que Martin era responsable.

Beshear dijo que se reunió hace casi dos años con el hijo de la pareja, Matt Phillips, quien estaba preocupado porque el caso se había estancado. Beshear aceptó una solicitud del abogado de la comunidad local para designar a un fiscal especial para manejar el caso.

Los familiares de Calvin y Pamela Phillips habían ofrecido una recompensa de $100,000 para ayudar a resolver el caso.

“Espero que este sea un día que traiga un poco de justicia a estas familias”, dijo Beshear. “Hay muchos pasos a partir de aquí, pero esperamos que este sea un ejemplo de cuando nunca dejas de buscar justicia, cuando nunca te rindes, que realmente podemos obtener resultados importantes para estas familias”, comentó.

La declaración continúo a decir que los familiares de las víctimas expresaron un “desbordamiento de emociones, un alivio sincero y una gratitud absoluta a todos los que han trabajado diligentemente en este caso”.