Violeta Moser: Embajadora latina de gran corazón

Por Yumara Chirino

Violeta Moser finaliza su gestión como Directora Ejecutiva en Latin Americans Working for Achievement, LAWA, organización al frente de la cual, por años, se dedicó a integrar los esfuerzos académicos y culturales de muchas familias latinas que vinieron a EE.UU. con la esperanza de progresar y lograr un futuro más cordial.

Esta extraordinaria mujer de origen peruano, es hoy en día un referente para muchos quienes deseamos una integración cultural, entre pobladores de una sola América inmensa, extendida de polo a polo, en la que no existan las barreras de la lengua o la raza.

Moser se retira de esta organización, pero no dejará de ser el puente entre las instancias encargadas de tomar decisiones económicas y políticas en el país, para seguir fomentando el apoyo a los latinos que quieren abrazar al conocimiento y, en consecuencia, su desarrollo integral.

Según nos dijo la propia Moser, en entrevista exclusiva para Mundo Latino, recientemente estuvo ante un auditorio de más de 400 personas, en el evento denominado Context – Creative Mornings, contando los detalles de este largo viaje de experiencias a EE.UU. desde su Lima natal. “Luego de ver el video de mi participación, entendí que más a allá de ese sueño que tenía cuando llegué a Nueva York con una maleta cargada de propósitos, como convertirme en abogado y ser embajadora de mi país, hoy me siento complacida de haber hecho lo que realmente me mueve, el servicio social”.

El camino continúa…

Su vida dio su primer vuelco en 1966, tras un golpe de estado que cambió las bellas anécdotas coloniales limeñas en una realidad dura y desesperanzadora. Años después emprende el viaje a EEUU para estudiar y encontrar nuevas experiencias. El amor toca a su puerta, y se vuelve madre. Entonces, Moser llega a Charlotte unos cuantos años después, tras haber hecho carrera en la banca, para reencontrarse con la comunidad latina y darse cuenta que sus raíces le hacían un nuevo llamado, una misión de apoyo social, para quienes fueron llegando al sur quizás con menos oportunidades y recursos. Eso la impulsó a preocuparse por la gente que enfrentaba retos sobre su educación, adaptación al sistema escolar, desvinculación cultural entre otros aspectos.

Se une como voluntaria a la Coalición Latinoamericana y a la Asociación de Mujeres Latinoamericanas para apoyarlas con su trabajo voluntario, apoyando en la recolección de fondos para otorgar becas de estudio, a través del evento denominado Carnaval Charlotte, así como el Festival Latinoamericano, entre otras actividades.

“En el año 2010 me invitan a formar parte del directorio de la Asociación de Mujeres Latinoamericanas, y así le dimos una infraestructura. Me convertí en la primera Directora Ejecutiva de esta organización, que afrontaba retos mayores, ante el crecimiento entre 1992 y 2010 de un 300% en la población latina de Charlotte. Esto llevaba implícito un crecimiento exponencial de las necesidades educativas, sociales, de salud y todo lo que implica un grupo social nuevo”, nos relató Violeta Moser.

Hace un año, la Asociación de Mujeres Latinoamericanas pasó a llamarse LAWA, con una visión adaptada a los tiempos que corren, tiene el sello de Moser, su espíritu de servicio. LAWA ofrece, además de becas para estudios superiores o universitarios, programas de escuela primaria y estudios medios, así como tutorías a los niños de 1ro a 5to grado bajo un programa que se llama “Padres y Padrinos”. Este último, ayuda a los padres para que se involucren con el sistema educativo, haciendo menos complicado el proceso de adaptación y propiciando un acercamiento cultural a esta sociedad, conservando sus raíces.

Violeta Moser se retira del trabajo frente a LAWA pero seguirá de cerca vinculada al trabajo comunitario. Sirva esta nota como un pequeño homenaje a quien es nuestra embajadora de gran corazón.

Related posts