Usted puede cambiar el destino de un niño en situación de riesgo

Charlotte. Asustada y un poco tímida, tiene todas sus pertenencias en una bolsa de plástico. A veces duerme frente a la puerta de su habitación. No es cómodo. Cada día se llena de confusión e incertidumbre, despierta en medio de pesadillas y se pregunta con lágrimas: “¿Estaré a salvo aquí?”, “¿Me iré a casa hoy?”.

Esta es la realidad de muchos niños que habitan en casas de guarda porque que han sido abandonados, abusados, descuidados y separados de sus padres biológicos, por razones como violencia doméstica, abuso de drogas o alcohol, enfermedades mentales, prisión o pobreza.

La vida de estos pequeños se vuelve muy difícil. No es justo, no es fácil, pero hay una manera de ayudar. Según la Children’s Home Society de Carolina del Norte, en la actualidad hay alrededor de 10.500 niños en hogares de guarda que necesitan cuidado de crianza o adopción. “El cuidado de crianza y la adopción están en crisis. Por ello, CHS convocó a una reunión informativa para dar detalles del programa para formar Padres de Crianza (Foster Care).

Katie Dishman, Reclutadora de Familias de CHS, explicó a los asistentes de esta sesión informativa que los Padres de Crianza son las personas que brindan entornos temporales seguros a los niños necesitados. “Es a través del amor, la paciencia y la bondad de los padres de crianza que se desarrollan, lentamente, cambios en las vidas de los jóvenes bajo su cuidado. A menudo es un hogar nutritivo y estable”, dijo Dishman.

“En CHS reclutamos, entrenamos, otorgamos licencias y brindamos apoyo a las familias de crianza para que puedan brindar la mejor atención posible a los niños necesitados”, señaló Katie Dishman.

Las familias de crianza reciben un monto de remuneración económica, determinado por el estado, cada mes. Son fondos no sujetos a impuestos que ayudan con el costo de la ropa, la alimentación y la vivienda del niño. Las familias también pueden recibir Medicaid para la atención médica de los niños y asistencia financiera para proporcionar cuidados especiales a sus hijos. Caben destacar que muchas familias con capacidad emocional y grandes fortalezas para la crianza pueden avanzar hacia la adopción.

Cómo convertirse en un padre de crianza temporal o adoptivo

Para ser padre de crianza o adoptivo usted puede estar casado o soltero; con o sin hijos; debe tener al menos 21 años de edad; necesita tener suficientes ingresos para cubrir las necesidades de su propia familia; debe proporcionar al niño de crianza su propia cama, y espacio de guardarropas adecuado; debe vivir en Carolina del Norte para completar cursos de entrenamiento.

“No tiene que ser dueño de su casa o ser rico para ser padre de crianza o adoptar. Solo se necesita estar dispuesto a abrir su corazón e ir a un niño necesitado. Si ese es su caso, póngase en contacto con CHS y solicite información, complete su solicitud y devuélvala a CHS.

Related posts