ÚLTIMA HORA: ICE realiza operativo contra inmigrantes en tiendas 7-Eleven a nivel nacional

Autoridades federales de inmigración llegaron a decenas de tiendas 7-Eleven antes del amanecer del miércoles para realizar auditorías y entrevistar a trabajadores en lo que los autoridades describieron como el operativo más grande en contra de una empresa bajo la presidencia de Donald Trump.

Los agentes se enfocaron en unas cien tiendas a nivel nacional y ampliaron la investigación, que inició con un caso de cuatro años de duración contra la franquicia en Long Island, Nueva York. Las auditorías podrían llevar a que se presenten acusaciones penales o se impongan multas contra la empresa por sus prácticas de contratación.

La investigación podría ser una nueva estrategia para hacer cumplir las leyes de inmigración bajo el mandato del presidente Trump, que ha incrementado en un 40 por ciento los arrestos y deportaciones y quien planea invertir miles de millones de dólares en un muro fronterizo con México.

Quienes apoyan las medidas del presidente han presionado por mayor control de los empleadores.

TE PODRÍA INTERESAR: Cinco ciudades del país registraron la mayor cantidad de arrestos de inmigrantes en 2017

Derek Benner, un alto funcionario del Servicio de Inmigración de Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés), dijo que la operación del miércoles fue la “primera de muchas” y un “presagio de lo que se viene” para los empleadores. Agregó que podría haber más auditorías e investigaciones, aunque no existe una meta específica.

“Esto es para lo que nos estamos preparando este año y lo que vas a ver cada vez más son estas inspecciones a gran escala, solo para empezar. A partir de ahí, veremos si estos casos justifican una postura administrativa o una investigación criminal”, dijo Benner, quien dirige la oficina de Investigaciones de Seguridad Nacional, dependiente de ICE, y que tiene a cargo casos contra empleadores.

“No se va a limitar a compañías grandes, medianas o pequeñas, o alguna industria en particular”, dijo. “Va a incluir todo lo que veamos”.

La compañía 7-Eleven Stores Inc., con sede en Irving, Texas, y que cuenta con más de 8,600 tiendas en Estados Unidos, no ha hecho pública ninguna reacción.

A pesar de que los agentes arrestaron a 21 personas durante la operación del miércoles, la acción de las autoridades de inmigración tuvo como claro objetivo a los empleadores.

“Necesitamos asegurarnos de que los empleadores estén advertidos de que vamos a salir y a asegurarnos de que cumplan (la ley)”, dijo Benner. “Para quienes no lo hagan, vamos a tomar medidas muy agresivas en términos de investigaciones criminales para asegurarnos de que los vamos a abordar y a hacerlos responsables “.

La operación del miércoles fue el resultado de una investigación de 2013, que terminó en acusaciones contra nueve franquicias y gerentes de las tiendas 7-Eleven de Nueva York y Virginia. Ocho se han declarado culpables y se les ordenó pagar más de 2,6 millones de dólares en salarios atrasados. El noveno fue arrestado en noviembre.

En las investigaciones de 2013, los gerentes de los supermercados utilizaron más de 25 identidades robadas para emplear, al menos, a 115 personas en el país de forma ilegal, sabiendo que podían pagar por debajo del salario mínimo, de acuerdo con documentos judiciales.

Los documentos dicen que las directivas del 7-Eleven tiene una nómina automatizada, lo que requiere que las franquicias proporcionen los nombres de los empleados y los números de seguro social para pagar a los trabajadores a través del depósito directo o de un cheque.

Las tiendas 7-Eleven fueron notificadas el miércoles y van a tener que presentar documentos que demuestren que los trabajadores tenían autorización de trabajo, lo que según Benner cada vez será más requerido. Las auditorías pueden dar lugar a acusaciones penales o sanciones administrativas.

En el barrio de Koreatown, en Los Ángeles, siete agentes que llegaron en tres automóviles sin distintivos cerraron una tienda durante 20 minutos para explicar la auditoría al único empleado que se encontraba trabajando en el lugar y que tenía una ‘green card’ válida.

Los agentes, que llevaban chaquetas azules marcadas con ICE, le dijeron a los clientes que iban llegando que la tienda estaba cerrada brevemente debido a una investigación federal. A un conductor que entregaba cajas de cerveza se le dijo que esperara en el estacionamiento.

El gerente era de Bangladesh y el dueño, al que se contactó por teléfono, le dijo al empleado que aceptara los documentos que se le habían entregado. Los agentes dijeron que regresarían el martes para obtener los registros de empleo que solicitaron.

RELACIONADO: ICE revela en qué estado aumentará operativos en lugares de trabajo

Ni 7-Eleven ni su empresa matriz, Seven & i Holding Co. con sede en Tokio, fueron acusados en ese caso.

“Al igual que el IRS realiza auditorías de personas todo el tiempo de sus declaraciones de impuestos, el mismo propósito aquí es garantizar una cultura de cumplimiento en esta área”, dijo Benner.

La contratación irregular rara vez es investigada, en parte porque las averiguaciones requieren de mucho tiempo y las condenas son difíciles de asegurar porque los empleadores pueden argumentar que fueron engañados por medio documentación falsa o intermediarios inescrupulosos.

El gobierno del expresidente Geroge W. Bush persiguió agresivamente a empleadores que empleaban a trabajadores indocumentados. En 2008, por ejemplo, ICE ejecutó un operativo en una planta procesadora en Postville, Iowa, que terminó con la detención de casi 400 empleados.

MIRA TAMBIÉN: 

Powered by WPeMatico

Related posts