Trump vuelve a Texas para hablar con víctimas del desastre

El presidente Donald Trump llegó a Texas con mucho optimismo y pavoneo en su primera visita para conocer de primera mano los daños de Harvey. Ahora tiene la oportunidad de regresar con solidaridad.

En escalas en Houston y Lake Charles, Luisiana, este sábado, el presidente piensa estudiar los daños, conversar con la gente y reunirse con los voluntarios. Esto es lo que faltó en el viaje a Texas del martes pasado, criticada como actitud que desentonaba con una visita presidencial a una población en crisis.

En Corpus Christi y Austin, Trump se reunió con rescatistas y las autoridades que coordinaban las tareas de recuperación con su gobierno. El evento se caracterizó por un discurso espontáneo del presidente a sus partidarios frente a un cuartel de bomberos en Corpus Christi -“cuánta gente, cuánto entusiasmo”, dijo- en lugar de las imágenes de un mandatario consolando a los damnificados o caminando entre los escombros.

Trump se mantuvo alejado de Houston, el epicentro del desastre, para no perturbar las operaciones de rescate. Pero los detractores dijeron que no supo expresar solidaridad con las familias de los muertos o las que perdieron sus viviendas.

Getty Images

La vocera de la Casa Blanca, Sarah Huckabee Sanders, subrayó que Trump planeaba dedicar tiempo a conversar con las víctimas el sábado.

Podría seguir el ejemplo del vicepresidente Mike Pence, quien visitó una iglesia dañada, ayudó a retirar escombros y abrazó a varias víctimas.

Trump ha enviado al Congreso un pedido inicial de $7,900 millones para las tareas de socorro y recuperación. Se prevé que el legislativo lo aprobará rápidamente el martes al regresar de su receso de verano.

Related posts