Trump pide ayuda a republicanos en “frágiles” elecciones

FORT WAYNE, Indiana — El presidente Donald Trump imploró este lunes a los votantes republicanos que ayuden a preservar las “frágiles” victorias del Partido Republicano que podrían ser borradas por los demócratas, en el cierre de una campaña para las elecciones de mitad de mandato que ha sido definida por su retórica con mucha carga racial, duras medidas contra la inmigración y dispersas propuestas políticas.

La sombra de Trump ha pendido sobre las elecciones que determinarán el futuro de su presidencia, en una batalla que sirvió como campo de pruebas para sus discursos nacionalistas y la fuerza de la coalición que lo llevó a la Casa Blanca hace dos años. Trump insistió ante los votantes que todo está en juego cuando los electores son llamados a votar.

“Todo está muy frágil. Todo lo que les dije, puede deshacerse y cambiarse si los demócratas llegan”, dijo Trump a sus partidarios en una conferencia telefónica organizada por su campaña de reelección. “Han visto cómo se han comportado. Han visto lo que les ha pasado. Realmente se han radicalizado”.

El lunes, Trump pasó sus últimas horas de gira en Ohio e Indiana, con otra escala planeada en Missouri.

Cualquiera que sea el resultado, Trump dejó claro que sabía que su futuro político está en riesgo.

“En cierto sentido, estoy en la boleta”, le dijo a un animado grupo en Cleveland.

Antes de eso, durante la conferencia telefónica, advirtió que la gente debía salir a votar porque “la prensa lo considera como un referendo sobre mí y sobre nosotros como movimiento”.

Los republicanos cada vez están más confiados de que mantendrán control del Senado, pero se enfrentan viento en contra en la Cámara de Representantes. En una entrevista con The Associated Press del mes pasado, Trump dijo que no aceptaría culpa si el Partido Republicano pierde en los comicios.

El lunes volvió a distanciarse de ese posible resultado. “Me he concentrado en el Senado”, dijo.

En sus mítines y en Twitter, los alegatos finales de Trump se enfocaron mucho en el miedo al advertir, sin evidencia, que una toma de poder de los demócratas podría provocar un caos en el país, estimulando el influjo de la inmigración ilegal y una ola de crímenes.

Al irse de Washington el lunes, dijo que la “postura débil” de los demócratas ante el tema “no significada nada más que crimen”. Ante un grupo de simpatizantes reunidos en Georgia durante el fin de semana, Trump hizo referencias amenazantes sobre los grupos milicianos de la extrema izquierda “Antifa” y sobre la caravana migrante que se dirige hacia la frontera entre México y Estados Unidos, a la cual se ha referido como “invasión”.

Al acercarse la elección, Trump aprovechó la caravana de centroamericanos para reforzar su mensaje acerca de la inmigración, el cual evoca los discursos con carga racial durante su campaña de 2016. Dado el poco entusiasmo republicano, Trump consideró que la inmigración podría otra vez ser un tema para animar a su base.

Related posts