Trump: periodista “ciertamente” parece estar muerto

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, aseguró el miércoles que “ciertamente” parece que el periodista saudí Jamal Khashoggi, desaparecido hace dos semanas en Estambul, está muerto.

Trump también señaló a periodistas que de confirmarse este hecho habrá duras consecuencias “tendrá duras consecuencias”.

Crece el misterio por periodista desaparecido

Crece el misterio por periodista desaparecido

En declaraciones previas al diario The New York Times, el mandatario indicó que solo un milagro evitaría que el periodista no estuviera muerto. “Eso, basándome en todo lo que llega a la Inteligencia desde todas las partes”, dijo el magnate.

Las palabras de Trump llegaron tras ser informado sobre las novedades del caso por el secretario de Estado, Mike Pompeo, que recientemente viajó a Riad y Ankara.

Sin pistas sobre desaparición de periodista

[TLMD - MIA] Sin pistas sobre desaparición de periodista

Pompeo reclamó al presidente que conceda “unos pocos días más” a Arabia Saudita para investigar la desaparición del periodista, aunque no especificó cuándo espera que se complete esa indagación.

El presidente había señalado este miércoles que lo más importante para él era determinar si el rey saudí, Salman bin Abdelaziz, y el príncipe heredero, Mohamed bin Salman, sabían algo sobre el posible asesinato del periodista.

Getty Images

El gobierno saudita y el príncipe heredero Mohammed bin Salman han negado toda participación en el hecho.

Mientras sigue el misterio sobre el paradero del periodista desaparecido en el Consulado de Arabia Saudita en Estambul, el diario The Washington Post publicó el miércoles una nueva columna de Khashoggi, en la cual el periodista saudita advierte que a los gobiernos en el Medio Oriente “se les ha dado rienda suelta para seguir amordazando a la prensa en forma creciente”.

En la columna titulada “Jamal Khashoggi: lo que más necesita el mundo árabe es la libertad de expresión”, el periodista relató el encarcelamiento de un escritor conocido por hablar contra el “establishment” saudí y el caso de un diario confiscado por el gobierno egipcio.

“Estas acciones ya no conllevan la consecuencia de una reacción de la comunidad internacional. En cambio, estas acciones provocan una condena seguida rápidamente por el silencio”, escribió.

En una nota que encabeza la columna, la editora de columnas de opinión global del Post, Karen Attiah, dijo que el traductor y ayudante de Khashoggi le entregó el escrito al día siguiente de la denuncia de su desaparición. Khashoggi empezó a escribir para la página de opinión del Post en septiembre de 2017.

En un principio, el Post se abstuvo de publicar la columna con la esperanza de que Khashoggi pudiera regresar, dijo Attiah, pero añadió: “Ahora debo aceptarlo, eso no sucederá”.

El Post publicó la columna apenas horas después que el diario turco Yeni Safak alegó que funcionarios saudíes le cortaron los dedos y lo decapitaron en el consulado mientras su prometida lo esperaba afuera.

Mientras tanto, la policía turca terminó a primera hora del jueves el registro de la residencia del cónsul saudita en Estambul dentro de la investigación que se lleva a cabo tras la desaparición del periodista opositor el pasado 2 de octubre.

Funcionarios turcos registraron este lunes durante nueve horas el consulado saudí, situado a solo 200 metros de la residencia, a la que pudieron acceder el miércoles después de que el martes la inspección no fuera posible ante la falta de cooperación de las autoridades saudíes.

El cónsul Mohamed Otaibi viajó el martes a Riad y, según informa la prensa saudita, fue destituido.

Khashoggi, un periodista saudita exiliado en Estados Unidos desde el año pasado y crítico con el rumbo autoritario de la monarquía de su país, entró en el consulado para un trámite burocrático pero no volvió a salir.

El mismo día de su desaparición, un convoy de seis vehículos salió de ese recinto y entró momentos más tarde en la residencia del embajador, según informaciones de la prensa turca basadas en las imágenes de las cámaras de seguridad.

El Gobierno turco se ha negado a comentar los rumores aparecidos en la prensa que señalan que Khashoggi fue torturado, decapitado y descuartizado en el interior del consulado.

Cabe recordar que cinco de los quince implicados según Turquía en la desaparición del periodista disidente saudita Jamal Khashoggi son cercanos al príncipe heredero, Mohamed bin Salman, informó el miércoles The New York Times.

Uno de ellos, Maher Abdulaziz Mutreb, es un acompañante habitual del príncipe heredero en sus viajes al exterior y el rotativo neoyorquino lo ha identificado desembarcando de su avión en París y Madrid, y entre su círculo de seguridad en Naciones Unidas, Houston y Boston.

Related posts