Trump amenaza con cerrar la frontera con México ¿Realmente puede? ¿Cuáles serían las consecuencias?

Un cierre completo de la frontera es la amenaza que Donald Trump lanzó este jueves en respuesta a la caravana centroamericana de cientos de inmigrantes que van camino a Estados Unidos. Pero más allá de las palabras, varios expertos insisten en que la promesa del mandatario es imposible de mantener y tendría un precio nefasto para el país.

“Además de parar todos los pagos a estos países, que parece que no tienen ningún control sobre su población, debo de la manera más fuerte posible, pedir a México que termine con esta embestida -si no son capaces llamaré a las fuerzas militares estadounidenses y CERRAR NUESTRA FRONTERA SUR”, escribió Trump.

Aunque el presidente no especificó si proponía un cierre total de la frontera que incluya el paso de vehículos de carga o solo la restricción para el ingreso de personas, a menos de tres semanas de las elecciones de noviembre, el mensaje de Trump encontró eco entre algunos republicanos, a quienes el presidente ha pedido convertir el tema migratorio en un punto de debate en esta campaña.

¿Es posible cerrar y militarizar la frontera?

El presidente tiene la potestad legal de ordenar controles en la frontera, incluyendo adoptar medidas que limiten el ingreso de personas y bienes al territorio nacional, en casos que se considere que la seguridad nacional o el bien de la población está en riesgo.

Para hacerlo, Trump necesitaría invertir cientos de millones de dólares del presupuesto federal para desplegar a la Guardia Nacional en la frontera. Un parámetro es lo que ocurrió entre 2006 y 2008, que incluyó tropas en California, Arizona, Nuevo México y Texas y que implicó un costo de $1,200 millones.

Un cierre total de la frontera como el que parece sugerir ahora el presidente con seguridad requeriría de mayores recursos y por tanto implicaría un desembolso todavía más grande.

Pero además del gasto en personal militar, está el enorme desgate de la economía estadounidense. Sólo en 2017 más de 4.1 millones de camiones cruzaron la frontera entre México y Estados Unidos por Texas, según datos del Departamento de Transporte estadounidense, sólo una parte del enorme intercambio comercial entre ambos países que ese mismo año fue avaluado en $557,000 millones.

“Pareciera que el presidente Trump no sabe de la experiencia de 1969 cuando Richard Nixon cerró la frontera. Ahí se dieron cuenta que es un lugar altamente interdependiente. Crearon una crisis sin necesidad”, aseguró a Univisión Noticias Tony Payán, director del Centro México en la Universidad de Houston.

El analista se refierió a la Operación Intercept. Nixon había prometido cerrar la frontera a drogas ilegales y personas no deseadas como parte de su plataforma de campaña. La operación fue lanzada el 21 de septiembre de 1969 en toda la frontera causando cuellos de botella en los puentes internacionales. La operación fue cancelada al mes siguiente.

“Si tú consideras que van a cerrar los puertos de entrada en Texas o Nuevo México, Arizona y California, estamos hablando de $2,000 millones de dólares en comercio diario. Los costos para los negocios son demasiado altos. Tendríamos trenes parados, kilómetros de camiones esperando, inventarios detenidos, productos perecibles arruinados y escasez inmediata de frutas y verduras en los supermercados estadounidenses, etc”, comentó Payán.

Según Rachel Schmidtke experta en migración del Instituto México del Woodrow Wilson Center la frontera con México ya es una de las zonas más protegidas del mundo y cerrarla totalmente con el ejército “pudiera ser posible por un plazo corto. La única manera de cerrarla totalmente es un muro e incluso así el tráfico humano probablemente aumentaría, ya que le daría un incentivo perverso a los traficantes para elevar sus precios”, explicó a Univisión Noticias.

Cerca de 16,658 familias fueron aprehendidas en septiembre en la frontera, 300 más que el récord anterior registrado en 2014, según los datos de la Patrulla Fronteriza. Para el año fiscal que terminó el mes pasado, se realizaron más de 400.000 arrestos en la frontera y más de 157,000 (40%) eran inmigrantes que viajaban con sus familias o menores no acompañados.

Con tinte electoral

Para Verónica Escobar, la candidata demócrata para el Distrito 16 para el Congreso por Texas, ubicado en la ciudad fronteriza de El Paso, las palabras de Trump simplemente responden a motivos electorales.

“Trump está tratando de crear histeria para ganar las elecciones de noviembre. Cuando lo ves en sus eventos públicos, trata de despertar los miedos de la gente y terminan gritando ‘construyan el muro’”, dijo Escobar a Univisión Noticias.

“Si pone a las fuerzas militares en la frontera estaremos menos seguros. Una de las cosas que aprendimos hace más de 21 años con la muerte de Ezequiel Hernández a manos de los militares, es que el personal de las Fuerzas Armadas no está entrenado para hacer cierto tipo de trabajo. No están entrenados para interactuar con los inmigrantes y tampoco con las comunidades fronterizas”, agregó.

El caso de Hernández ha resonado por décadas entre activistas. El joven de 18 años estaba cuidando animales cerca de la frontera cuando fue asesinado por una patrulla de marines que realizaba una operación antidrogas.

Pero expertas como Schmidtke también ven motivos electorales en las palabras del presidente. “Estamos en un momento electoral en Estados Unidos. Trump entiende eso y quiere complacer a su base. Demostrar que está cumpliendo con sus promesas. No creo que eso disuelva todo el progreso del USMCA”, explicó.

Trump envió a su secretario de Estado, Mike Pompeo, a reunirse este viernes con el presidente mexicano, Enrique Peña Nieto, en Ciudad de México.

Los rostros de la incertidumbre: la nueva caravana de migrantes avanza por Guatemala (fotos)

Loading

Cargando galería

<

p class=”wpematico_credit”>Powered by WPeMatico

Related posts