Scott Morrison, el rostro de la mano dura contra la inmigración en Australia

Scott Morrison, un devoto cristiano evangélico y conocido por su dureza con los “sin papeles”, juró el pasado 24 de agosto como primer ministro de Australia con un mensaje unificador, tras ganar el liderazgo del gobernante Partido Liberal en medio de una revuelta interna.

A pesar de mantener un perfil moderado dentro de su partido, como ministro impulsó en los últimos años una dura política migratoria, se posicionó contra el matrimonio homosexual -finalmente legalizado en un referéndum en 2017- y defendió la industria del carbón.

Llegó a la política federal en 2007 y pasó sus primeros años en la oposición. En 2013, el Partido Liberal ganó las elecciones liderado por Tony Abbott y Morrison se convirtió en titular del poderoso Ministerio de Inmigración y Protección de Fronteras.

Morrison, de 50 años, se dio a conocer a nivel internacional por impulsar la Operación Fronteras Soberanas para frenar y devolver barcos no autorizados que se dirigían hacia Australia. Su controvertida política fue criticada por Naciones Unidas por violar la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados.

En ese período fue criticado por el trato que daba Australia a los solicitantes de asilo y por evitar hablar con los medios sobre inmigración y política fronteriza.

En 2014 hubo una remodelación del gabinete y se convirtió en ministro de Servicios Sociales, hasta que Malcom Turnbull -a quien sustituyó en agosto de este año- se hizo en 2015 con el poder.

Morrison, firme aliado de Turnbull, pasó a ser secretario del Tesoro, una posición en la que demostró su habilidad al conseguir aprobar un presupuesto que garantizaría una vuelta al superávit para 2020/21.

El premier australiano nació en 1968, hijo de un agente de policía, en una barriada playera de Sidney, centro financiero del país. A los 12 años conoció a Jenny, su esposa actual y madre de sus hijas, Abbey y Lily, en la Iglesia Unida de Australia.

Graduado en la Universidad de Nueva Gales del Sur en Económicas y Geografía, se dedicó al sector turístico antes de ganar, en el año 2000, la jefatura del Partido Liberal para el estado de Nueva Gales del Sur.

El salto al Parlamento federal se produjo en 2007. En su discurso inaugural ante los legisladores ese año citó la Biblia para describir sus valores. “Mi respuesta viene de (el Libro de) Jeremías 9:24: ‘Yo soy el Señor, que hago misericordia, juicio y justicia en la tierra; porque en estas cosas me complazco, dice el Señor'”, afirmó.

En febrero pasado saltó a los titulares por su defensa del carbón como fuente de energía. Acusó a quienes están preocupados por el impacto medioambiental de la industria del carbón de tener “un miedo ideológico y patológico al carbón”. “No teman. No les hará daño”, dijo en el Parlamento a la oposición, enarbolando un pedazo del mineral.

Morrison, acusado por sus rivales políticos de ser demasiado ambicioso, es un seguidor del equipo de rugby Sharks y un admirador del músico irlandés Bono, líder de U2, por su ayuda humanitaria a África.

Sus creencias religiosas -actualmente seguidor de la pentecostal Iglesia Horizon- lo han llevado a defender ideas sociales conservadoras como oponerse al matrimonio entre personas del mismo sexo. Morrison deberá gobernar Australia hasta las elecciones de mayo de 2019.

            <p class="wpematico_credit"><small>Powered by <a href="http://www.wpematico.com" target="_blank">WPeMatico</a></small></p>

Related posts