Sale a la luz segunda presunta víctima de Kavanaugh

Días antes de que el nominado a la Corte Suprema, Brett Kavanaugh, y la mujer que lo acusa de acoso sexual, testifiquen ante el Comité Judicial del Senado, una segunda víctima ha decidido salir a la luz. Pero esta vez dice que el supuesto episodio ocurrió en la universidad Yale, según le confirmó la mujer al diario The New Yorker.  

Este domingo, los abogados de la primera víctima, Christine Blasey Ford, dijeron que ella testificará ante el comité el jueves, 27 de septiembre, un paso clave que determinará el curso de la confirmación del juez para la Corte Suprema. Momentos después, lo hará Kavanaugh.

Pero ahora una segunda acusación podrá cambiarlo todo. De acuerdo al relato de la segunda presunta víctima, Deborah Ramírez, quien asistió a Yale con Kavanaugh, el nominado se bajó los pantalones y se expuso a ella.

“Recuerdo que un pene estaba frente a mi cara”, dijo Ramírez, quien dijo había estado tomando. “Sabía que no era lo que quería, incluso en ese estado mental”.

En la última semana, tres fuentes familiarizadas con lo que ocurrió le dijeron a NBC sobre la misma acusación de Ramírez.

Ramírez, de 53 años, tiene la misma edad que Kavanaugh y ambos se graduaron de la universidad en 1987. Su hermana Denise Ramírez estaba un año detrás de ellos en Yale.

Kavanaugh negó la acusación y la Casa Blanca calificó la acusación como parte de una “campaña de desprestigio”.

 

“Este supuesto evento de hace 35 años no sucedió. Las personas que me conocían en ese entonces saben que eso no sucedió, y lo han dicho”, dijo Kavanaugh a través de un comunicado el domingo.

Los abogados de Ford y el senador republicano Charles Grassley, presidente del Comité Judicial, fijaron de forma tentantiva para este jueves a las 10 am hora del Este, la audiencia en la que ella testificará sobre el presunto episodio de acoso a manos de Kavanaugh, aunque aún no hay detalles sobre las condiciones del interrogatorio, apuntó el domingo el diario The New York Times.

No obstante, según recoge el diario, este fin de semana los republicanos del comité recibieron una declaración que descarta el testimonio de terceras personas que pudieron estar presentes cuando presuntamente ocurrió el asalto, algo que debilitaría las acusaciones de la presunta víctima.

Ford acusó a Kavanaugh de agredirla sexualmente en una fiesta mientras cursaban la escuela secundaria a principios de la década de 1980, un extremo que Kavanaugh ha negado rotundamente pero que está dilatando el proceso de confirmación del juez para llegar a la Corte Suprema.

Una mujer llamada Leland Keyser, quien aparentemente fue identificada por Ford como una de las cinco personas presentes en dicha fiesta, indicó al comité senatorial “no conocer al señor Kavanaugh” y no recordar “haber estado alguna vez” en un encuentro con él, con o sin la presencia de la presunta víctima.

Asimismo, según indica el diario aludiendo fuentes conocedoras del proceso, otros dos hombres que presuntamente estuvieron en la fiesta, Mark Judge y Patrick Smyth, también han asegurado al comité no recordar nada al respecto.

No obstante, incluso sin la corroboración de terceros, el relato público de Ford sobre el presunto ataque sexual podría complicar las cosas para la confirmación del juez Kavanaugh, cuya imagen se ha visto desgastada por el escándalo. Kavanaugh ha negado enfática y categóricamente la acusación.

Asimismo, los republicanos sufren fuertes presiones sobre cómo manejar el asunto de cara a la confirmación, sobre todo después del precedente con el juez de la Corte Suprema, Clarence Thomas, quien pese a las alegaciones de acoso en su contra, logró el visto bueno del Senado en los años 90.

En este sentido, la senadora demócrata Patty Murray advirtió el domingo a los republicanos del Senado que su manejo de la acusación de agresión sexual contra Kavanaugh será un momento clave para el movimiento #MeToo, que ha destapado una ola de agresiones sexuales contra mujeres en el país por parte de hombres en puestos de poder.

Durante una intervención en la cadena NBC, Murray estableció paralelismos con las acusaciones de acoso sexual impuestas por Anita Hill contra el entonces candidato a la Corte Suprema, el juez Thomas, hace casi tres décadas, cuestionando si el Senado ha aprendido la lección.

SHUTTERSTOCK

“El Congreso no pasó la prueba en 1991 con Anita Hill sobre cómo lidiar con este tipo de alegaciones. Y tenemos que ser capaces de hacerlo si vamos a nombrar a los miembros de la corte más alta de la tierra”, aseguró.

Aunque el nominado por el presidente Donald Trump para la Corte Suprema ha enfrentado siempre el rechazo de los demócratas para su confirmación en el Senado, parecía tener garantizado su nombramiento con el respaldo republicano, pero las alegaciones de Ford han obstaculizado el proceso y algunos de los conservadores más moderados podrían retirarle su apoyo.

Getty Images

De hecho, una encuesta de la cadena Fox News publicada el domingo demuestra una caída de la confianza ciudadana sobre su nominación, y halló que el 50% de los votantes registrados se opone a la confirmación de Kavanaugh, mientras que el 40% desea confirmarlo en el cargo.

La misma encuesta del mes pasado arrojó un 46% de oposición por un 45% de apoyo.

Related posts