Rosca de Reyes: Una tradición que se aviva en Charlotte

Por Ileana Pauly
Charlotte.- Desde hace 8 años Silvia Ramírez elabora roscas de reyes artesanales (básicamente es un pan dulce con levadura, adornado con frutas cristalizadas), aprendió a hacerlas con su abuelito que tenía panadería en México, y ahora es parte del equipo de panaderos salvadoreños, hondureños y colombianos de Las Delicias Bakery, ubicada en Central Avenue, que han trabajado 10 o 12 horas para poder cumplir con los pedidos de sus clientes.
El día 6 de enero de cada año se celebra el día de los Reyes Magos. Es uno de los días más esperados por los niños, dado que en España y muchos países de América Latina como en México, Puerto Rico, Argentina, Chile, Uruguay entre otros, es la festividad de los Reyes Magos la elegida para que sus majestades hagan la entrega de los regalos a los niños, y no puede faltar la rosca o roscón de reyes….
En Charlotte cada ano esta tradición parece avivarse, tanto que el año pasado para esta fecha, Las Delicias elaboro 800 roscas y este año la meta son 1,000, “Esto no fuera posible sin este equipo humano de artistas que no ha parado ni un segundo dando calidad en cada rosca que preparan”, dijo el colombiano Manolo Betancur, propietario de la panadería.
Dentro de la rosca se encuentra una pequeña figura que representa al niño Jesús (solamente en México). La persona que encuentre el muñeco en su trozo de rosca tiene que preparar una fiesta el 2 de febrero, día de la Candelaria, ofreciendo tamales y atole (una bebida que se espesa con harina de maíz y se sirve caliente).
Cada año Betancour destina el 10 por ciento de las ganancias obtenidas por la venta de las roscas para ayudar a organización y grupos locales que apoyan la lucha por una reforma migratoria y defienden los derechos de los inmigrantes, el año pasado la ayuda la recibió la Coalición Latinoamericana, este año será para Action NC y dijo que el próximo año será para el grupo Familias Unidas.
“Estas agrupaciones no lucrativas hacen una excelente labor y ayudan mucho, pero necesitan recursos para poder seguir haciéndolo, quisiéramos cada año poder darles más”, dijo el colombiano quien estuvo en las puertas de la deportación y ahora está comprometido con la lucha por los derechos de los inmigrantes.
Los pedidos no han parado, los distribuidores han viajado hasta Virginia y a las montañas para dejar las roscas que hacen en tres tamaños grande, mediana y pequeña , “depende el tamaño de la porción pero aproximadamente una grande rinde para 20 personas y tiene 6 muñecos.
“Gracias a la calidad que manejamos, al sabor, la frescura es que nuestras roscas tienen esta calidad que las distingue . Vienen aquí por el sabor del pan”.

Related posts