“Rey” Zambada revela sobornos a militares mexicanos

NUEVA YORK – La confianza en el rostro de Joaquín “El Chapo” Guzmán que era visible en el inicio del juicio se ha tornado en aparente preocupación. En el tercer día del proceso, el afamado capo lucía consternado durante la declaración de Jesús “Rey” Zambada García, quien se definió a sí mismo como el contable del cartel de Sinaloa.

El hermano del incapturable Ismael “El Mayo” Zambada no solo reveló detalles de cómo el grupo criminal tráfico toneladas de cocaína, heroína, metanfetaminas y marihuana a territorio estadounidense, también detalló cómo se efectuaron los presuntos sobornos millonarios a militares, jefes policiales y funcionarios del Gobierno mexicano de alto perfil.

Zambada dijo en su segundo día de declaraciones que Guzmán cierta vez le pidió dar $100.000 dólares y un abrazo a un general en el estado de Guerrero.

Un momento que capturó la atención en el tribunal fue cuando “Rey” Zambada explicó que su famoso jefe se sorprendió al encontrarse con una escolta policial en la ciudad de México tras su aparatosa fuga en un carro de lavandería de la prisión de máxima seguridad de Puente Grande, Jalisco, donde cumplía su sentencia.

Zambada, de 57 años, dijo que Guzmán Loera se tranquilizó cuando le explicó que el cartel sobornó a los jefes de policía y que la escolta estaba ahí para facilitar su escape y para “saludarlo”, no para detenerlo. El “Rey” dijo que él conducía el vehículo en que viajaba el capo.

El ex narcotraficante y ahora testigo de la fiscalía también mencionó cómo el cartel se involucró en la adquisición del estimulante efedrina en mercados asiáticos para importarla legalmente a México por medio de compañías ficticias. La sustancia se usó para producir metanfetamina y traficarla a los Estados Unidos.

El “Rey” también divulgó que un miembro del cartel, conocido como “Chespiro”, era quien se encargaba del tráfico de metanfetamina por orden de “El Chapo”, con quien se habría reunido en el año 2004 en un parque de México a pedido de su hermano, esto para brindarle asistencia legal y así establecer las compañías ficticias.

Para evitar el rastreo de las autoridades, el cartel cerraba las supuestas empresas luego de 3 o 4 transacciones.

La fiscalía cuestionó a Zambada acerca de su arresto en 2008 en México y los cargos que enfrentó tanto en Estados Unidos como en el país azteca.

Zambada se declaró culpable por cargos de narcotráfico tras acordar su colaboración con las autoridades federales solo a cambio de una carta de recomendación al juez que dictaría la sentencia.

Salió a relucir en corte que, como parte del acuerdo, Zambada pagó $5 millones de dólares en penalidades y multas. Además, logró que su familia fuera sacada de México y traída a los Estados Unidos para su seguridad.

Zambada sostuvo que no asesinó directamente a enemigos del cartel bajo órdenes de Guzmán Loera o de su hermano; sin embargo, admitió que sí participó en conspiraciones para asesinar.

El “Rey” también detalló que logró burlar las estrictas políticas de inmigración de Estados Unidos y que entró al país como una visa usando un nombre ficticio.

El jueves trascendió que Damaso López Núñez, conocido como “El licenciado”, también testificará contra “El Chapo”, al igual que el piloto Miguel Ángel Martínez, quien habría transportado la droga del cartel. 

Related posts