Republicanos criminalizan inmigración como herramienta para movilizar a electores en Estados Unidos

La inmigración ahora es percibida por los probables votantes republicanos como el principal problema. Foto: Global News.

La tendencia ha llegado a vincular a los inmigrantes ilegales con el crimen y, en un anuncio específico, a mostrar a uno de ellos con un cuchillo en la mano, a lo que se une una ola de tuits. Una investigación halló que en 2018 el 20% de los anuncios del Partido Republicano para las elecciones de medio término han mencionado la inmigración, y que el gasto de esa formación política en propaganda con ese tema superó los sesenta millones de dólares.

Un reporte especial de la agencia Reuters señala que en su intento por mantener el control del Congreso, los candidatos republicanos siguen el ejemplo del presidente Donald Trump y usan la retórica contra los inmigrantes como una táctica para motivar a los votantes.

“Necesitamos una vigilancia estricta de la inmigración para mantener alejados a delincuentes peligrosos”, afirma el anuncio de un grupo político conservador que apoya al candidato republicano Mike Braun en Indiana para derrotar a su rival demócrata en las elecciones legislativas de noviembre.

Reuters analizó compras de anuncios, publicaciones de candidatos en redes sociales, docenas de entrevistas con postulantes y votantes, y estrategas de campaña.

En el ámbito de las redes sociales, el análisis específico de Reuters/ Ipsos detectó que la tendencia es especialmente clara en Twitter. Los legisladores republicanos que buscan la reelección han aumentado dramáticamente la cantidad de tuits que publican sobre la inmigración desde la elección de Trump.

Los mensajes sobre inmigración se han extendido en todo el espectro de distritos controlados por los republicanos: donde se disputan escaños en carreras muy peleadas y en los que parecen victorias seguras, en lugares con grandes poblaciones de inmigrantes y en los que hay pocos.

El cambio también se percibe en las campañas publicitarias. Según la investigación, en elecciones desde Florida hasta California, en los estados fronterizos y en los que tienen pocos migrantes, los republicanos han invertido millones de dólares en avisos que pintan a los inmigrantes ilegales como criminales y prometen un apoyo entusiasta a un muro fronterizo con México.

Un estudio comisionado por la agencia noticiosa a Kantar Media/CMAG mostró que este año el 20% de los anuncios a favor del Partido Republicano en las elecciones para el Congreso han mencionado la inmigración, según un análisis de las publicidades emitidas hasta el 15 de octubre.

Es un aumento notable frente al 8% del mismo período en las legislativas de 2014 y al 5% en las de 2010.

El propio estudio de Kantar Media/CMAG halló que el gasto en anuncios republicanos que mencionan la inmigración se ha más que duplicado a 62,4 millones de dólares en 2018 respecto a la campaña para los comicios de 2014, y se ha cuadruplicado en comparación con la de 2010.

En febrero, cuando el republicano Mike Braun competía por la nominación del partido para el escaño en el Senado por Indiana usó una publicidad en la que se mostraba un accidente de tráfico mortal que involucraba a un conductor ebrio que estaba en el país ilegalmente. “Hay vidas en juego”, decía Braun en el anuncio.

En una entrevista con Reuters, el político aseguró que no estaba tratando de demonizar a los inmigrantes, sino que “señalaba que la seguridad de la frontera es importante”.

En Indiana, solo el 5% de los residentes del estado son inmigrantes, frente al 13,6% en todo Estados Unidos. Sin embargo, en los últimos dos meses casi un tercio de los anuncios de televisión patrocinados o parcialmente patrocinados por Braun han mencionado la inmigración, dijo Michael Franz, un director de Wesleyan Media Project, un grupo no partidista que monitoriza la publicidad política televisada.

Trump ganó Indiana por casi 20 puntos porcentuales de diferencia en las elecciones de 2016.

El anuncio del ataque que presenta al inmigrante con un cuchillo fue producido por One Nation, una organización política sin fines de lucro. El portavoz Chris Pack dijo que el grupo trabaja independientemente de las campañas y “apoya firmemente los esfuerzos del presidente y líderes del Congreso para reformar nuestro fallido sistema de inmigración”.

Como este, varios anuncios de campaña republicanos vinculan a los inmigrantes ilegales con el crimen, pero las estadísticas muestran una realidad con más matices. Aunque ellos han cometido delitos, varios estudios, incluidos de grupos conservadores como el Instituto Cato, han encontrado que la tasa de delitos de los inmigrantes es más baja que la de los nacidos estadounidenses.

El portavoz del Comité del Congreso Nacional Republicano, Matt Gorman, se negó a comentar acerca del mensaje general sobre inmigración, pero dijo que ve beneficios en oponerse a las llamadas ciudades santuario, en su mayoría metrópolis gobernadas por demócratas que ofrecen refugio a inmigrantes ilegales.

“El tema de las ciudades santuario es un tema que hemos usado en varios anuncios de este ciclo. Es un tema potente”, dijo. “Es una cosa de sentido común con la que mucha gente está en contra”.

Trump ganó la Casa Blanca con la promesa de acabar con los inmigrantes ilegales. Ha intentado terminar con un programa que protegía a los inmigrantes ilegales traídos a Estados Unidos cuando eran niños, ordenó una fiscalización más agresiva y detenciones más largas. Una iniciativa para separar a niños de sus padres en la frontera sur provocó un escándalo y tuvo que retirarla en junio.

La administración Trump también ha limitado la inmigración legal, puso más restricciones a las visas de trabajo y ha recortado drásticamente el número de refugiados que acepta.

Un grupo de miles de migrantes que se dirige hacia Estados Unidos desde Centroamérica reavivó el debate sobre la inmigración ilegal a pocos días de que los estadounidenses acudan a las urnas, el 6 de noviembre. La caravana enfureció a Trump, que está redoblando esfuerzos para centrar las elecciones en la amenaza que, según él y sus partidarios, representan los inmigrantes ilegales para la seguridad.

La ONU pide respeto a la ley internacional en trato a caravana de migrantes

Según el reporte especial, la retórica contra la inmigración, los anuncios y los eventos de campaña, sumados a la aceptación en el partido de los planteamientos de Trump, representa una dramática evolución de los republicanos. Los temas contra la inmigración ahora dominan un partido que durante décadas se definió por sus posiciones conservadoras en lo fiscal, social y de seguridad nacional.

En 2013, cuando el Senado aprobó un proyecto de ley de inmigración con apoyo bipartidista, una parte significativa de la reforma fue respaldada por el Partido Republicano, lo que incluía una vía para la ciudadanía para algunas de los 12 millones de personas que viven en Estados Unidos ilegalmente.

Sin embargo, esas voces han sido mayormente silenciadas desde el surgimiento de Trump y sus declaraciones que denuncian una “amnistía para ilegales” y “migración en cadena”, para referirse a una política tradicional de Estados Unidos que permite a los inmigrantes legales traer a familiares al país.

Los sondeos de Reuters/ Ipsos muestran que la inmigración ahora es percibida por los probables votantes republicanos como el principal problema, especialmente entre aquellos que son mayores y no tienen un título universitario.

El 23% de los republicanos dijo este mes que la inmigración era el “problema más importante” que enfrenta el país, un aumento sustancial frente al 4% en enero de 2012. Por el contrario, los demócratas están mucho más centrados en la atención médica, según las encuestas.

“La inmigración es literalmente la número uno, y subrayada, en cada encuesta que hacemos”, dijo Brandon Moody, consultor republicano en Axiom Strategies que trabaja en la carrera por el Senado de Montana. Moody dice que el tema también sirve como una especie de guiño que demuestra lealtad al programa de Trump.

El análisis de Reuters/Ipsos muestra que el número de legisladores republicanos que tuitean sobre inmigración ha subido considerablemente desde la llegada de Trump.

Reuters e Ipsos buscaron términos relacionados con la inmigración en tuits de legisladores republicanos que buscan la reelección en noviembre y han publicado activamente desde 2016.

En las 156 cuentas oficiales de Twitter de legisladores republicanos y decenas de miles de tuits, el análisis identificó 1 409 publicaciones en los primeros nueve meses de 2018 que incluían términos y frases relacionadas con la inmigración como “inmigrante”, “construir el muro” o “frontera”. El aumento fue de casi 80% respecto a los mismos meses de 2017 y más del triple que en el mismo período de 2016.

Reuters revisó cada tuit, eliminando aquellos que no estaban relacionados con la inmigración o que eran totalmente críticos con Trump y sus políticas. Los mensajes variaron ampliamente, desde declaraciones que apoyaban las políticas de Trump hasta llamados a construir un muro fronterizo y al mismo tiempo reunir a familias separadas por autoridades fronterizas.

Los tuits variaban en tono. Algunos vinculaban a los inmigrantes con hechos de violencia contra los estadounidenses, como el tuit del representante de Texas Randy Weber el 30 de enero: “El presidente dice que arreglemos la frontera para que las pandillas no puedan entrar y que los estadounidenses no sean asesinados”.

Otros elogiaban la postura dura de Trump. “Las incursiones ilegales bajaron y se restableció el imperio de la ley”, escribió Rod Blum, un republicano de Iowa que tuiteó sobre inmigración al menos 14 veces entre enero y septiembre, y no respondió a pedidos de comentarios de la agencia noticiosa.

Los sondeos de Reuters/Ipsos indican que los legisladores republicanos están, en gran medida, predicando a los conversos: el 77% de los posibles votantes republicanos dijeron en una encuesta del 8 al 17 de septiembre que apoyaban las políticas para deportar a más inmigrantes ilegales. Un número similar respaldó la construcción de un muro en la frontera sur.

“Trump ha transformado al Partido Republicano en un partido político nacional de sangre y territorio, que es hostil a la inmigración”, dijo Steve Schmidt, un exconsultor político republicano.

Schmidt abandonó el partido en junio, en parte debido a la política de separar a madres de niños en la frontera sur. Según él, la creciente población hispana en el país finalmente hará que el tema de la inmigración sea “una sentencia de muerte para el Partido Republicano”.

(Con información de Reuters)

                        <p class="wpematico_credit"><small>Powered by <a href="http://www.wpematico.com" target="_blank">WPeMatico</a></small></p>

Related posts