Recuento de votos en Florida: Scott presenta demanda

Tras el inicio del recuento de votos en Florida luego de las reñidas elecciones para senador federal, la campaña del candidato republicano, el actual gobernador Rick Scott, anunció el domingo que presentó una demanda donde le pide a las autoridades que confisquen todas las máquinas para votar y boletas que no estén siendo utilizadas en el recuento.

Según reporta la estación hermana NBC 6 en su página web, la campaña del contendiente republicano, quien se enfrenta al actual senador demócrata Bill Nelson, quien busca la reelección, cita a la Supervisora de Elecciones del Condado de Broward, Brenda Snipes, quien ha argumentado sobre ”el historial de quebrantar la ley por medio de la destrucción de boletas”.

La campaña de Rick Scott también presentó una queja en la cual solicitan que las boletas que hayan sido contadas después de la fecha límite del sábado 10 al mediodía, no sean incluídas en el conteo oficial.

Los empleados de los entes electorales en los 67 condados de Florida iniciaron el domingo, aunque algunos comenzaron el sábado, la tediosa tarea de volver a contabilizar las boletas, tras la orden del secretario de Estado, Ken Detzner.

“Esta es una tarea monumental que sin duda será acabada”, dijo la supervisora electoral del condado de Miami-Dade, Christina White, cuya oficina deberá recontar más de 800,000 boletas, según recoge el diario Miami Herald.

Los trabajadores del Departamento Electoral del Condado de Miami-Dade, el más poblado de Florida, iniciaron el recuento el sábado, poco antes de las 6 de la tarde, hora local, tras comprobar el funcionamiento de los escáner donde serán pasadas las papeletas.

White prevé turnos rotativos a lo largo de jornadas de 24 horas a fin de alcanzar la fecha límite del 15 de noviembre, de acuerdo a la orden firmada la tarde del sábado por Detzner.

Tras recibir los resultados finales de los 67 condados de Florida, el tercer estado más poblado de EEUU, Detzner mandó al recuento las más de 8 millones de boletas sufragadas en las elecciones, celebradas el pasado martes, debido a lo reñido de algunas contiendas, entre ellas las de senador federal y gobernador.

La ley de Florida establece la obligatoriedad de volver a contar todos los votos cuando la diferencia entre dos candidatos es de 0.50 puntos o menos al finalizar el escrutinio, e incluso obliga a contarlos manualmente si es de 0.25 puntos o menos.

La situación rememora la elección del año 2000, cuando un recuento en Florida otorgó la victoria al candidato a presidente George W. Bush, por 537 votos por encima del demócrata Al Gore, y ello le dio al republicano la presidencia de EEUU.

En el caso de la carrera al Senado, el margen es de 12,562 votos a favor del republicano Rick Scott, apenas el 0.15 % por encima del demócrata Bill Nelson, quien aspira a la reelección.

“El senador Nelson está tratando de cometer fraude para ganar esta elección”, afirmó este domingo Scott, sin ofrecer ninguna prueba, durante una entrevista que ofreció a la cadena conservadora Fox y en la que calificó de “mal perdedor” a su oponente.

Otra de las contiendas que irá a un recuento es la de gobernador, en la que el republicano Ron DeSantis se ha impuesto por solo 33,584 votos, es decir el 0.41 %, a su inmediato rival, el demócrata Andrew Gillum y quien la noche del martes llegó a conceder su derrota, cosa que dio marcha atrás el sábado tras la orden del recuento.

“Reemplazo mi temprana concesión con una llamada sin remordimientos e inflexible a que se cuenten cada uno de los votos”, declaró Gillum, actual alcalde de Tallahasse, la tarde del sábado en una rueda de prensa.

DeSantis, por su parte, en una declaración en video dijo que los resultados del proceso del martes fueron “claros e inequívocos” y que él se mantiene trabajando para ser el próximo gobernador de Florida, no obstante felicitó a los supervisores electorales, observadores y empleados por su trabajo de cara a que “todos los votos legales sean contados”.

Related posts