Presas tras Facebook Live de rescate a vaca moribunda

De una forma impactante una organización prodefensa de los animales denunció la presunta crueldad animal del trato al ganado en una granja de California.

Tres mujeres activistas de la organización Direct Action Everywhere (DxE) fueron acusadas de hurto mayor después de que tomaran en sus brazos a un ternero moribundo y salieran con él cuando las interceptó la policía.

Ocurrió en la granja Ray-Mar en Oakdale, California, el domingo 21 de octubre de 2018 luego de que las mujeres sacaron a un ternero vivo que había sido abandonado en un “cementerio” junto a otros animales muertos.

Según un comunicado de la organización, las mujeres acusaron al alguacil de agredirlas sexualmente en medio del arresto.

Este incidente se produce después de que la red de derechos de los animales investigara la granja por crueldad animal. The Intercept escribió un artículo, exponiendo las terribles imágenes encubiertas de terneros enfermos y muertos en la granja.  

En este caso, los activistas denunciaron que esa granja industrial de California supuestamente suministra becerros a Harris Ranch, y carne a Costco y In-N-Out Burger. Esas empresas no han confirmado dicha información.

Las mujeres vistas en el video que encabeza esta nota participaban en una vigilia para esclarecer el abuso de las vacas madres y sus bebés en las industrias de productos lácteos y carne. Su arresto fue transmitido por Facebook Live. 

De acuerdo a los activistas las mujeres documentaron cómo las terneras son mantenidas dentro de pequeñas chozas con pisos de listones de madera dura, una forma de confinamiento ilegal en el estado de California.

Luego, las mujeres vieron el área del cementerio de la granja, donde normalmente se apilan los animales muertos, y se dan cuenta de lo que inicialmente piensan que es un ternero muerto. Cuando la pantorrilla de este se contrajo, las mujeres sorprendidas intentaron ayudar.

De acuerdo al video, se les ve llorando mientras intentan llevar el becerro para recibir atención veterinaria antes de ser detenidas por los oficiales de la policía del condado quienes, según ellas, las empujaron y les quitaron el becerro de los brazos. Cuando las mujeres son arrestadas, el becerro moribundo fue dejado desplomado en el costado de la carretera.

“No podía creer lo que nos estaban haciendo a nosotros y a la pobre cría”, dijo una de las mujeres, Priya Sawhney, una inmigrante sikh y activista de derechos humanos. “Les pedimos ayuda, y en su lugar nos agredieron y nos arrestaron”. Fueron encarceladas con una fianza de $30,000 dólares.

De acuerdo a la organización, las mujeres estaban en la granja para documentar la presunta mercantilización y el abuso sexual de las vacas, incluido el uso de sondas rectales y la inseminación artificial forzada.

Explican que supuestamente después del nacimiento, las vacas bebés son tomadas de sus madres en cuestión de horas. Luego se los obliga a entrar en pequeñas cajas de madera, lo que según los activistas es una clara violación de la Proposición 2, la histórica ley de bienestar animal aprobada en 2008. 

Los activistas dicen que este incidente es solo el más reciente en un patrón de conducta indebida de las empresas y el gobierno ante la crueldad animal. Los activistas se han enfrentado a una serie de cargos por delitos graves en todo el país por intentar aliviar el sufrimiento de los animales, incluidos 58 activistas acusados ​​de delitos graves por intentar dar comida y agua a los pollos de una granja de Petaluma, California, el 29 de septiembre.

Citan la opinión legal de un erudito en derecho penal de la Facultad de Derecho de UC Hastings que establece que los ciudadanos están legalmente justificados para ayudar a los animales que necesitan atención médica inmediata.

“Esto es exactamente como un perro en un auto caliente. “Un becerro enfermo dejado muerto tiene un valor económico negativo para la granja”, dijo el cofundador de DxE y el ex profesor de Northwestern, Wayne Hsiung. “Estos arrestos ilegales no tienen nada que ver con la ley y si tienen que ver con la protección de las ganancias corporativas al no mostrar a los consumidores los abusos cometidos por minoristas como Costco”.

DxE está pidiendo que los funcionarios del gobierno tomen medidas inmediatas para brindar transparencia en la venta de carne y otros productos animales. Los activistas han propuesto una legislación que exigiría que se coloquen letreros en tiendas y restaurantes que adviertan que los productos animales que se venden allí pueden provenir de granjas industriales.

Related posts