Postura de Trump sobre inmigración provoca rechazo en estados donde viven muchos hispanos

El presidente Donald Trump promete construir un enorme y costoso muro para impedir que los indocumentados entren a Estados Unidos. También amenaza con deportar a millones. Y promete tomar medidas en ciudades que se niegan a cooperar con agencias federales para hacer cumplir las leyes de inmigración.

                                Pero mientras trata de ganarse a los electores en Nevada, donde uno de cada cinco habitantes es inmigrante, sus duras posturas sobre inmigración pudieran terminar motivando a los electores a apoyar a candidatos demócratas en las elecciones intermedias de noviembre.




                                “Para la comunidad hispana, es un tema muy importante. Estamos viviendo en un gobierno que ha creado temor en nuestras comunidades”, dijo Viridiana Vidal, directora estatal de la organización <a href="https://americasvoice.org/" target="_blank">America’s Voice</a> en Nevada. “Yo soy latina. Vivo en Las Vegas desde hace 15 años. Y sé que esto es algo que está impulsando a mi gente, a mi comunidad”.




                                En momentos que los republicanos tratan de mantener el control del Congreso, Trump sigue haciendo campaña sobre la inmigración y habla con frecuencia del tema en los mítines, como que debe celebrar el jueves por la noche en Las Vegas, incluso en estados como Nevada, donde perdió ante la demócrata Hillary Clinton en las elecciones presidenciales del 2016. 

Trump ha hecho campaña en otros estados donde viven muchos inmigrantes, como Florida, Texas y California, donde las encuestas muestran que los hispanos tienen mayor probabilidad de votar por los demócratas que por los republicanos.

                                “El foco del presidente en hacer cumplir las leyes de inmigración resuena entre los ciudadanos hispanos, hayan nacido aquí o sean naturalizados”, dijo Steve Cortes, aliado de Trump quien sirvió en el Consejo Asesor Hispano durante la campaña del 2016 y es miembro del comité de reelección de Trump para el 2020. “Aprobar tácitamente los cruces ilegales, como ha permitido nuestro gobierno federal durante décadas, no solamente es contraproducente para nuestra seguridad nacional y económica, sino también es insultante e injusto con los inmigrantes legales, como mi padre, quienes pasan por un proceso largo y difícil para entrar al país legalmente”.




                                En semanas recientes, Trump se ha centrado en las exhortaciones de varios demócratas destacados para abolir o reformar la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE), calificándolos de “blandos con la delincuencia”.




                                <div readability="44.178445229682">Y esta semana, Trump dio a entender que firmará otra orden ejecutiva sobre inmigración antes de las elecciones de noviembre, una movida que sus aliados dicen ayudará al Partido Republicano porque el Congreso no aprobó un paquete de medidas sobre inmigración anteriormente este año.

Trump ganó la nominación republicana y la presidencia en el 2016 en parte por sus promesas de una ofensiva contra la inmigración ilegal y el fin del programa DACA, que ofrecía a los llamados dreamers permisos de trabajo temporales renovables.

Pero también reveló un plan, que la postre resultó infructuoso, de ofrecer a 1.8 millones de jóvenes inmigrantes una oportunidad de obtener la ciudadanía y dar a otros la oportunidad de vivir legalmente en el país mediante programas de reunificación familiar.

A nivel nacional, Trump capturó 28 por ciento del voto de los hispanos en el 2016, según encuestas a boca de urna, aunque esas cifras han sido ampliamente disputadas por grupos políticos hispanos. Clinton ganó 66 por ciento. Los hispanos representaron 11 por ciento del electorado nacional en el 2016, según el Centro Pew de Investigaciones.

El mitin de Trump el jueves en parte para apoyar al senador Dean Heller, quien enfrenta una dura reelección contra la representante demócrata Jacky Rosen.

“Es cierto, en Nevada hay una alta proporción de inmigrantes, pero eso no significa necesariamente que el mensaje del presidente sobre inmigración será impopular”, dijo Jessica Vaughan, directora de Estudios de Políticas del Center for Immigration Studies, que busca controla la inmigración. “Según mi experiencia muchas personas en Nevada apoyan una mayor seguridad en la frontera”.

                                <p>Vaughan dijo que en Nevada ha habido problemas con pandillas internacionales, especialmente la Mara Salvatrucha y carteles mexicanos de las drogas, que han contribuido a la delincuencia en el estado. Y, agregó, las agencias policiales en Las Vegas han cooperado con el ICE.




                                Se espera que Trump asista a una recaudación de fondos a beneficio de representantes y senadores republicanos antes de dirigirse a Springfield, Missouri, donde debe hablar en otro mitin de campaña, esta vez en apoyo Josh Hawley, candidato republicano al Senado. Los demócratas necesitan ganar 23 escaños en la Cámara y dos en el Senado para tomar el control de ambos foros.











                                Una cifra calculada en 27 millones de hispanos son elegibles para votar en todo el país, pero tradicionalmente no votan en gran cantidad en las elecciones intermedias. Menos de 7 millones de hispanos votaron en las elecciones congresuales del 2014, según el Centro Pew de Investigaciones.




                                Los hispanos consideran fundamentales las elecciones intermedias de este año, según la Asociación Nacional de Funcionarios Latinos Electos y Nombrados (NALEO). Más de dos de cada tres electores hispanos dicen que es más importante votar este año que en comicios intermedios anteriores, pero también dicen que se sienten ignorados.




                                <div readability="49"><p dir="ltr">La encuesta identificó que casi 60 por ciento de los electores hispanos inscritos reportó que no han sido contactados por ninguna campaña o partido político cuando faltan dos meses para las elecciones.</p><p dir="ltr">Arturo Vargas, director ejecutivo de NALEO, dijo que este año espera una mayor asistencia a las urnas que en el 2014, pero que no espera un cambio fundamental hasta que los partidos traten de llegar más activamente a los hispanos. Dijo que los dos partidos están ignorando a los electores hispanos.</p><p dir="ltr">“Lo que sabemos en este punto es que, primero, los partidos políticos los están ignorando”, dijo. “Hay mucha retórica sobre el voto hispano, pero ni los demócratas ni los republicanos son consecuentes con lo que dicen”.</p><p dir="ltr">En la Florida, un estado históricamente indeciso electoralmente, los hispanos constituyen más de uno de cada seis electores inscritos. En Texas son uno de cada cuatro. En los dos estados hay carreras competitivas por el Senado este año. Más de un millón de hispanos votarán en Texas y la Florida, según NALEO.</p><p dir="ltr">Vargas dijo que los hispanos en Texas y California, donde hay casi 4.9 millones de hispanos inscritos para votar, son ignorados, aunque Florida es la excepción. “Esto es lo mismo de siempre que escuchamos año tras año”, dijo. “Es muy triste que estos partidos políticos no lo entiendan. Necesitan invertir, necesitan trabajar duro, pero son flojos”.</p><p dir="ltr"><i>Anita Kumar: 202-383-6017, @anitakumar01</i></p><p dir="ltr"><i>Franco Ordoñez: 202-383-6155m @francoordonez</i></p></div>






                    <p class="wpematico_credit"><small>Powered by <a href="http://www.wpematico.com" target="_blank">WPeMatico</a></small></p>