Pólemica sobre colocar detectores de metales vuelve a escuelas de Charlotte

Charlotte.- Durante años, las Escuelas de Charlotte-Mecklenburg han reportado más armas en los terrenos escolares que cualquier otro distrito de Carolina del Norte. Pero los funcionarios se tranquilizaron al notar que las armas estaban siendo interceptadas sin ser disparadas.

Eso terminó, cuando una pelea de dos estudiantes en la secundaria Butler High School resultó muerto tras ser baleado por el otro, a causa de una presunta disputa.

El tiroteo fatal dentro de una escuela, que parece ser el primero en CMS, sigue un año de intenso debate sobre cómo mantener a los estudiantes a salvo de las armas en Charlotte y en todo el país.
CMS se está embarcando en un plan de $ 9 millones para hacer que los edificios sean más seguros, incluida la entrega de “tarjetas de alerta de pánico” a todos los profesores, que les permitirían notificar instantáneamente a los administradores y la policía sobre situaciones peligrosas.

En las semanas posteriores al tiroteo masivo de febrero en Marjory Stoneman Douglas High en Parkland, Florida, el Jefe de Policía de Charotte-Mecklenburg, Kerr Putney, instó repetidamente a CMS a comenzar a “desviar” a todos los que ingresan a cualquier escuela. “Vamos a tener que renunciar a cierto nivel de libertad para hacerlo bien”, dijo Putney en la reunión municipal de marzo sobre la seguridad escolar.

Pero el Superintendente Clayton Wilcox decidió no hacerlo, citando los obstáculos prácticos para examinar a un gran número de estudiantes, personal y voluntarios que pueden moverse entre edificios varias veces al día. Dijo que quería mantener el enfoque en la educación.

Esa decisión fue cuestionada en la página de Facebook de CMS tras el incidente. “Es por eso que necesitamos detectores de metal y cacheo antes de que los estudiantes ingresen a la escuela”, dijo un padre. Varios también criticaron a CMS por no notificar a las familias lo suficientemente rápido y por mantener la escuela abierta incluso cuando la policía investigó la escena del crimen. Los padres y los estudiantes que abandonaron la escuela dijeron que recibieron poca o ninguna información inmediata del distrito.

Related posts