No es solo Trump, sus antecesores también tuvieron mano dura con los inmigrantes

La escena en los centros de detención de inmigrantes en Texas era espeluznante, según escribió en Twitter el abogado R. Andrew Free. Aludía a “la constante y violenta tos y enfermedades de los niños pequeños y la preocupación de sus madres, quienes permanecían bajo el sol, afuera de la clínica todo el día solo para que les dijeran que sus hijos debían ‘beber agua’.” Free dijo que casi se desmayó al ver la larga hilera de cochecitos esperando afuera.

                                Pero al abogado le esperaban peores momentos. Al visitar una habitación para niños en el centro, Free se sorprendió al ver las paredes decoradas con recortes de un libro llamado “<a href="https://www.slideshare.net/samanthamorris211/the-very-hungry-caterpillar-7574597" target="_self">The Very Hungry Caterpillar</a>” (Una oruga muy hambrienta) que él le leía en casa a su propio hijo. Contuvo las lágrimas al darse cuenta de que los niños inmigrantes “siempre asociarían este mismo libro que le leía a mi hijo con esta cárcel”.




                                Poco tiempo después, Free se encontró en un evento político donde el presidente estaba presente. Sin deseos de interrumpir la escena, pero incapaz de dejar de mencionar lo que había visto, Free llegó a un incómodo compromiso consigo mismo. Cortésmente estrechó la mano del presidente y luego le habló de su visita a los centros de detención: Ciérrelos, señor presidente, suplicó Free. “Es injusto”, dijo, “y manchará su legado”.




                                El presidente no se conmovió. “Le diré lo que es inadmisible”, le contestó a Free. “Estos padres que envían a sus hijos aquí tras un viaje peligroso y ponen en riesgo sus vidas”. Luego siguió caminando, estrechando la mano de sus partidarios. Free reconoció: “Me quedé estupefacto”.

Los conmovedores tweets de Free, escritos hace un par de semanas, suscitaron miles de respuestas, la mayoría, al parecer, porque el año al cual se referían no era 2018 sino 2015, y el presidente al que reprochaban no era Donald Trump sino Barack Obama.

                                “Mucha gente piensa que todo esto comenzó con Trump”, dijo Free al Miami Herald la semana pasada desde su oficina de Nashville. “No es así (...) Creo que lo que hace Trump es cualitativa y cuantitativamente peor que lo que hicieron otros presidentes. Pero la política de los Estados Unidos siempre ha sido dura con los inmigrantes”, agregó.



















                                En el frenesí nacional causado por las políticas de inmigración de Trump, particularmente las que han provocado la separación de miles de niños de sus padres inmigrantes indocumentados, tanto sus críticos como sus seguidores tienden a pensar que este presidente es el único, el primer presidente que trata agresivamente a los inmigrantes.











                                Pero tanto abogados de inmigración como historiadores y analistas de políticas dicen que eso no es cierto. “Esto se remonta al menos hasta Jimmy Carter y probablemente mucho antes”, dijo Tammy Fox-Isicoff, abogada de Miami que ha trabajado el tema de inmigración por más de tres décadas.




                                “¿Recuerdan a todos los refugiados cubanos del Mariel a los que acogió con los brazos abiertos?” dijo Fox Isicoff refiriéndose a Carter. “Lo que la gente olvida es que después de que llegaron, hizo incautar los barcos que los transportaban y luego demandó a sus propietarios por cientos de miles de dólares por contrabando (...) Hay una larga historia bipartidista de injusticia en la política de inmigración de los Estados Unidos”.




                                Desde su origen como país, el gobierno de los Estados Unidos percibió a los inmigrantes con sospecha. George Washington escribió a su vicepresidente, John Adams, que no veía ninguna necesidad de que llegaran nuevas personas a los Estados Unidos “con excepción de mecánicos útiles”. Incluso antes de eso, el prócer Benjamín Franklin meditaba sobre todos los “morochos” y “estúpidos” alemanes que se establecieron en Pensilvania, quienes, según predijo, “nunca adoptarán nuestro idioma o nuestras costumbres, del mismo modo que no pueden adquirir el color de nuestra piel”.









                                <div class="photo-inline-horizontal">








<div class="img-container picture " readability="7.5">   
    <picture><!--[if IE 9]><video style="display: none;"><![endif]--><source srcset="//www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/x0ooei/picture174503656/alternates/FREE_1140/balseroscampamentos" media="(min-width: 992px)"><source srcset="//www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/x0ooei/picture174503656/alternates/FREE_960/balseroscampamentos" media="(min-width: 768px)"><source srcset="//www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/x0ooei/picture174503656/alternates/FREE_768/balseroscampamentos" media="(min-width: 601px)"><source srcset="//www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/x0ooei/picture174503656/alternates/FREE_640/balseroscampamentos" media="(min-width: 441px)"><source srcset="//www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/x0ooei/picture174503656/alternates/FREE_480/balseroscampamentos" media="(min-width: 320px)"><!--[if IE 9]></video><![endif]--><!--Inline Style of width = 100% has been removed. Semantic approach is to add css styling --><img class=" lazy responsive-image" data-original="//www.elnuevoherald.com/noticias/mundo/america-latina/cuba-es/x0ooei/picture174503656/alternates/FREE_1140/balseroscampamentos" alt="balseroscampamentos" title="balseroscampamentos"/></source></source></source></source></source></picture><div class="inline-caption" readability="10">  Refugiados cubanos permanecieron por meses en la base de Guantanamo, durante la llamada ‘crisis de los balseros’ de 1994, bajo el gobierno de Bill Clinton.</p> 

David Lawrence Jr.