Niña sufre las secuelas de ser separada de sus padres

Entre bromas y sonrisas, un padre prepara a su hija para su primer día de escuela, después de haber sido deportada hace más de una semana de un albergue de Houston, Texas.

Al llegar a la escuela, el padre pensó que todo sería alegría; pero la niña no quería separarse de su padre.

y es que olvidar lo ocurrido no será nada fácil, y el padre debe hacer todo lo posible para que su hija vuelva a vivir una vida normal.

El padre le hizo una promesa a su hija, y es que pasé lo que pasé no se va a separar de ella.

Para ambos será difícil olvidar los más de 30 días que la pequeña pasó sola en un albergue fronterizo, una herida que solo el tiempo podrá borrar.

Related posts