Murió Édgar Perea, el ícono de la narración deportiva en Colombia

El ‘campeón’ de la narración, como era conocido el comentarista deportivo Édgar Perea, murió a causa de problemas renales a sus 81 años en Bogotá. Su voz estuvo presente en la vida de los colombianos desde finales de los años sesenta, cuando empezó a aparecer en programas de radio y televisión como narrador de fútbol. La popularidad que ganó detrás de los micrófonos, lo llevó a ocupar diferentes cargos públicos. Fue Senador y embajador de Colombia en Sudáfrica.

Perea se abrió un espacio en los medios colombianos que hasta ahora mantenía debido a su autenticidad y controvertidos comentarios, que en cuatro oportunidades le costaron la suspensión por parte del Ministero de comunicaciones. No hay colombiano que no recuerde la frase “Sigan siendo felices, Édgar les dice”, con la que el comentarista se despedía de su público. Su voz se convirtió en una marca, tanto que cuando sus transmisiones se daban solo por radio, era común que se le bajara el volumen a los televisores y se siguieran las imágenes con su voz.

La Federación colombiana de fútbol recordó a Perea como el periodista que relató las jugadas más destacadas de la selección nacional. “Cientos de goles y jugadas de la Selección Colombia pasaron por la voz y la magia que Édgar Perea impuso en cada unos de sus relatos”, señaló la Federación en un comunicado, en el que recordó la narración del histórico gol de Freddy Rincón ante Alemania en la Copa Mundial de Italia 90 y la calificó como “una muestra indeleble de la pasión, el respeto y el amor que siempre tuvo con la tricolor”.

Figuras del deporte colombiano como Carlos ‘el Pibe’ Valderrama, Faustino Asprilla y los más importantes comentaristas deportivos también lamentaron, a través de Twitter, la muerte de Perea. Lo recordaron como el hombre de piel negra y voz fuerte que decía las cosas como le parecía. “Yo digo al pan, pan; y al vino, vino”, repetía con frecuencia.

Related posts