Marcha del silencio por los jóvenes centroamericanos Podrían ser deportados el 17 de marzo

Charlotte.- El próximo sábado 19 de marzo de 4:30 a 7:30pm, se efectuara la marcha del silencio por la liberación de los jóvenes centroamericanos que fueron arrestados por agentes de ICE en enero y para crear conciencia del peligro que corren si son deportados debido a la violencia y a las pandillas que predominan en sus países de origen.
La marcha coordinada por la Coalición Latinoamericana, saldrá de la estación de tren de Scaleybark (3750 South Blvd) para finalizar en el Centro de Gobierno (600 E. 4th St), donde el artista local Edwin Gill, va a crear un retrato de Yefri Sorto, como parte de su serie, Rostros de la Diversidad (Faces of Diversity), usando las huellas dactilares de todos los participantes.
“El retrato de Yefri Sorto será una representación de los cientos de jóvenes que están siendo deportados y expuestos a un peligro potencial si los regresan a sus países”, dijo Gil.
El 17 de marzo podrían ser deportados algunos de los siete jóvenes centroamericanos que fueron arrestados en plena calle por agentes de ICE y que se encuentran en centros de detención de Georgia.
Las organizaciones y grupos estatales no bajan la guardia, y continúan la intensa y completa movilización a todo nivel, tocando puertas en las oficinas de senadores y congresistas en Washington,DC, levantando peticiones, coordinando vigilias, protestas, manifestaciones, en Centro de Gobierno, en las oficinas de Inmigración en Tyvola Centre, como sucedió el 14 de marzo cuando las madres de los jóvenes detenidos llevaron a cabo una manifestación en los predios de la Corte de Inmigración de Charlotte.
Ana Miriam Carpio -Vásquez, presidenta de UNISAL, logro entregar en la oficina del gobernador Pat McCrory una carta de petición de los familiares de Yefri Sorto y Pedro Salmerón, dos de los muchachos que fueron detenidos en Charlotte, para que utilice sus influencias y que los liberen.
Desde finales de enero, ICE inicio una captura de jóvenes mayores de 18 años procedentes de Honduras, El Salvador y Guatemala, que cruzaron frontera solos en verano 2014 siendo menores de edad, huyendo de la situación de violencia y en busca de reunirse con sus padres.

Related posts