Maduro, origen y ejercicio del poder

Josep Borrel, responsable de las relaciones exteriores de España, presentó sin consulta previa ante la asamblea de naciones miembros de la Unión Europea reunida en Copenhaguen, capital de Dinamarca, una propuesta para sustituir las medidas contra funcionarios del gobierno de Nicolás Maduro por un proceso de diálogo con la Unión Europea como facilitador.

                                La institución colegiada del viejo continente dispuso tales penalidades el 28 de junio del 2018 en virtud de las denuncias formuladas contra un número inicial de 11 funcionarios por la supuesta violación de derechos humanos e indebida administración de los recursos del Estado.




                                La agrupación de territorios manifestaron solidaridad política extra continental emulando potencias de Norteamérica y Sudamérica las cuales tomaron procedimientos legales en resguardo a los bienes de la nación venezolana y respeto por los derechos humanos universales del hombre consagrados en la Constitución venezolana.




                                Hay que destacar lo extraordinario de la decisión adoptada, por cuanto es en defensa de los ciudadanos de la región del norte de América del Sur, cuyo gobierno actual y el precedido de Hugo Chávez dispusieron depositar en cárceles de la unidad policial del estado a connacionales.

Los oriundos son catalogados de presos políticos por sus defensores por cuanto no gozan del debido proceso, el estado de derecho y garantías constitucionales en resguardo de quienes protestan contra la autoridad constituida.

                                Tales prácticas represivas son cotidianas por parte del gobernante Maduro, desoyendo los reclamos expuestos públicamente por la oposición e instituciones civiles, llegando a sumar un número cercano a 400 retenidos contra su voluntad.




                                En materia económica, investigaciones judiciales y trabajos de investigación de medios independientes dan cuenta de la existencia de cuentas bancarias a título personal de responsables para la administración y salvaguarda del patrimonio público venezolano.




                                De igual manera se pudo comprobar la existencia de un entramado de aproximadamente 40 corporaciones fantasmas para desviar recursos y recibir coimas a partir de algunas empresas.




                                Prueba de tales pesquisas son las resultas policiales del caso “Banca de Andorra” de la ciudad del mismo nombre constituida dentro de España en paraíso fiscal.




                                En dichas bóvedas se depositaron fraudulentamente $4,200 millones del pueblo, según parte oficial del comunismo cómplice.











                                Medios no gubernamentales estiman que pueden haber llegado a más de $10,000 millones, solo en Andorra.




                                Ante el fracaso en Copenhagen, Josep Borrel apresurado trata de lavarse la cara indicando que se reconoce al gobierno de Maduro solo hasta el venidero mes de enero del 2019, cuando se le termina a este el mandato y esgrime pies juntos la legitimidad de origen electoral del tirano —artículos 233 y 227 de la Constitución. 




                                Es de todos conocidos: Nicolás Maduro optó por un resultado amañado en el 2013 y su contrincante Henrique Capriles cantó fraude, para luego denunciar inconsistencia numérica en el cómputo, reclamo que el Tribunal Supremo por parcialidad oficialista de sus magistrados se negó a procesar.




                                En consecuencia, por los hechos de corrupción administrativa expuestos, la violación de los derechos humanos, el hambre imperante, ausente medicinas, 2 millones de hermanos soberanos errantes por el mundo como el rechazo hacia Maduro que el 95 por ciento de los territorios miembros de las Naciones Unidas manifestaron en la LXXIII Asamblea; aseveran ser él un delincuente por ilegitimidad de ejercicio en el poder —artículo 229 de la Constitución. ¿Qué aguardará entonces el Sr. Borrel?




                                Los seres libres esperan que Pedro Sánchez, presidente del gobierno español, en su pronta visita a Cuba no asista a estudiar el primer capítulo del libro “Cómo ser un mandatario totalitario a partir de un presidente demócrata”.

















                                Los americanos aguardan no ver sufrir la península ibérica por quienes irrumpen contra la unidad española; malvados que hoy acechan sus vástagos tiranos comunistas del Caribe que pretenden esclavizarlos.




                                Dios proteja a la madre patria.




                                <div class="ng_endnote_contrib" readability="7">Manuel Corao es el director de Venenoticias.</p><span class="ng-command"> </span></div>






                    <p class="wpematico_credit"><small>Powered by <a href="http://www.wpematico.com" target="_blank">WPeMatico</a></small>

Related posts