Las escalofriantes confesiones del hombre acusado de asesinar al menos a 10 mujeres en México

El pasado 4 de octubre, la fiscalía estatal arrestó a un hombre identificado solamente como Juan Carlos y a una mujer llamada Patricia, quienes están siendo investigados por la desaparición de tres mujeres jóvenes en los meses de abril, julio y septiembre en Ecatepec, un barrio pobre al norte de la capital mexicana.

Sentado cerca del médico y esposado, vestido con una camiseta y jeans, Juan Carlos vacila entre contestar con un tono amable, mostrar autocompasión y comenzar a llorar.

“Si salgo, de una vez le digo a los patrones (en referencia a los policías), voy a seguir matando mujeres”, aseveró. “Uno, porque a veces no me dejan dormir, y dos, por el odio que les tengo” le dijo el hombre, a quien la prensa mexicana ha llamado ‘El monstruo de Ecatepec’.

Afirmó que fue de niño fue abusado por las mujeres, y su madre le fue infiel a su padre y que trató de apuñalarlo con un cuchillo.

Sus confesiones al médico que lo evalúa son tan solo del más reciente giro en una serie de detalles macabros que han ido emergiendo sobre el asesino serial después de que la pareja fuera aprehendida la semana pasada mientras trasladaba restos humanos en una carriola.

El fiscal general de justicia del Estado de México, en donde se ubica el municipio de Ecatepec, confirmó la autenticidad del video, diciendo: “Es una evidencia que salió a la luz pública” y detalló que “se trata de una filtración de un traidor”.

En México, normalmente un médico asignado a la estación de policía es el responsable de realizar la evaluación inicial sobre la salud mental y condición física de un sospechoso.

Previamente el hombre había confesado el asesinato de 20 mujeres, pero Gómez dijo que en el interrogatorio solo fue capaz de brindar detalles de 10 casos.

Algunos detalles de su confesión han sido respaldados por la evidencia. Los investigadores encontraron tejido humano en descomposición en bolsas ubicadas en tres lugares en donde le dijo a la policía que se deshizo de los restos de sus víctimas.

Hasta el momento solo se ha identificado a tres víctimas, cuyos nombres son Samantha, Nancy y Evelyn. Las tres no se conocían entre sí, eran madres solteras y vivían en Ecatepec en un radio de medio kilómetro.

La procuraduría investiga la posibilidad de que el sospechoso haya vendido los huesos de algunas de las mujeres que mató a practicantes de Santería. Según la fiscalía, el sospechoso indicó que le vendió los restos óseos a un hombre que conoció en una parada de camión.

“Tenemos una línea de investigación de una o dos personas en la zona que los podrían haber adquirido”, dijo el fiscal.

Un perfil de Facebook que, de acuerdo a la prensa local, era administrado por el sospechoso, consistía principalmente de imágenes satánicas y referencias a la Santa Muerte, una figura esquelética venerada en México por algunos delincuentes menores, narcotraficantes y comunidades pobres.

Patricia y Juan Carlos vivían con tres menores, al parecer sus hijos, dos niñas y un bebé de unos tres meses de edad. De acuerdo con los vecinos de la zona, ambos eran vistos con frecuencia por sus vecinos con una carriola.

Irinea Buendía, una madre en busca de justicia llevó el primer caso de feminicidio a la Corte Suprema de México

Loading

Cargando galería

<

p class=”wpematico_credit”>Powered by WPeMatico

Related posts