La semana del odio que sacude a Estados Unidos

Tres sangrientos ataques motivados presuntamente por el odio profundo en la última semana, han dejado profundamente afectados a los miembros de varias comunidades de Estados Unidos.

El miércoles, Gregory Bush, de 51 años, fue acusado de matar a dos personas afroamericanas dentro de una tienda en las afueras de Louisville, en Kentucky.

Investigaciones de la policía indican que el hombre había intentado ingresar previamente a una iglesia cuya congregación es predominantemente negra, antes de dirigirse a la tienda Kroger.

Además, un testigo contó al Courier Journal que el pistolero le había dicho: “No me dispares, no te dispararé, blancos no le disparan a blancos”.

Un día después, César Sayoc fue arrestado por el supuesto envío de 14 paquetes con artefactos explosivos a diferentes figuras demócratas y abiertamente críticas del presidente Donald Trump, que estaba atemorizando al país desde el lunes, cuando se descubrió el primer sobre dirigido al multimillonario George Soros.

Sayoc fue identificado y aprehendido debido a evidencias dejadas en los paquetes, como una huella dactilar y muestras de ADN. 

El sábado, Robert Gregory Bowers fue acusado de 29 cargos, incluyendo varios por delitos de odio, tras disparar dentro de una sinagoga en Pittsburgh, Pensilvania, matando a ocho hombres y tres mujeres.

Según reportes de la policía, el hombre dijo que quería “matar judíos” cuando estaba siendo detenido.

Los diferentes ataques aumentan los llamados de ciudadanos y políticos al presidente Trump de minimizar sus agresiones verbales y mensajes de odio contra la prensa y demócratas. Sin embargo, el mandatario recalcó que no le bajará el tono a sus discursos. 

Related posts