ICE a la caza de trabajadores con documentos falsos en empresas

El verano pasado, aproximadamente 800 trabajadores indocumentados en Cloverhill Bakery, en Chicago, fueron despedidos luego de que agentes de inmigración descubrieran que muchos de ellos habían usado documentos falsos o robados para lograr obtener sus trabajos.

La agencia temporal que contrató a los trabajadores había sido auditada por el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas. De un golpe, Cloverhill, una panadería con distribución nacional, perdió más de un tercio de su fuerza de trabajo.

El impacto fue significativo. Cloverhill registró sus primeras pérdidas desde 2014. La panadería se retrasó en los pedidos y comenzó a perder grandes clientes. McKee Foods, conocido por sus pasteles de marca Little Debbie, fue uno de ellos.

“Con los problemas de los trabajadores de Cloverhill (en el último) año, ellos no pudieron cumplir con nuestros pedidos de manera oportuna”, dijo Mike Gloekler, portavoz de la empresa con sede en Collegedale, Tennessee.

Los expertos en inmigración dicen que las empresas estadounidenses pueden esperar más auditorías y acciones como esta, de parte del Servicio de Inmigración.

Las visitas en el lugar de trabajo es el próximo paso en la estrategia múltiple de la administración Trump para sofocar la inmigración no autorizada. En los últimos meses, el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos ha señalado que aumentaría significativamente las auditorías e incursiones en los empleadores para detectar a los trabajadores indocumentados y a quienes los contratan.

“Quiero ver un aumento del 400% en las operaciones del sitio de trabajo”, dijo Tom Homan, subdirector de ICE, en una conferencia de prensa en Washington D.C., en diciembre. “No solo estamos hablando de arrestar a los extranjeros en estos sitios de trabajo, también estamos hablando de empleadores que a sabiendas contratan a personas que no están autorizadas para trabajar”.

Recientemente, los oficiales de ICE se presentaron en casi 100 tiendas 7-Eleven en los Estados Unidos en las primeras horas de la mañana. Los agentes realizaron auditorías y entrevistaron a trabajadores y gerentes. La redada resultó en el arresto de 21 personas sospechosas de estar en el país sin documentos de inmigración.

ICE realiza regularmente auditorías de los formularios I-9, que buscan verificar si los trabajadores proporcionaron una prueba de identificación adecuada, como una licencia de conducir o una tarjeta de seguro social, cuando fueron contratados. Los empleadores deben conservar estos formularios I-9 después de haber contratado a un trabajador y durante un período de tiempo después de que el empleado haya abandonado la empresa.

Las inspecciones de ICE alcanzaron un máximo de 3.127 en el año fiscal 2013. Pero luego la administración de Obama cambió su enfoque de incursionar en sitios de trabajo, a la lucha contra los inmigrantes indocumentados con antecedentes penales.

En el año fiscal 2017, ICE auditó 1.360 negocios en los EE.UU., lo que resultó en 71 acusaciones y 55 condenas de propietarios y gerentes de empresas.

“Con el esperado aumento de las investigaciones en el lugar de trabajo, el emplear a indocumentados podría convertirse en el nuevo delito que se comete en oficinas”, dijo John Fay, un abogado de inmigración de LawLogix, un proveedor de soluciones digitales para inmigración y cumplimiento de los formularios I-9.

Las sanciones civiles por emplear a sabiendas a inmigrantes no autorizados pueden oscilar entre $ 548 y $ 21,916 por cada violación. Los infractores reincidentes y las empresas que contratan a un mayor número de empleados indocumentados reciben multas que se encuentran en el rango extremo. Las penas criminales por emplear a trabajadores indocumentados pueden resultar en multas y posiblemente tiempo en la cárcel.

Cloverhill Bakery dio a conocer que los trabajadores que perdió como resultado de la auditoría de ICE habían sido contratados a través de una agencia de personal temporal.

Stecko no dijo si Aryzta o cualquiera de sus entidades comerciales actualmente estaban siendo investigadas por el gobierno con respecto a sus prácticas de contratación. ICE se negó a comentar sobre esta auditoría. Sin embargo, en una declaración a CNNMoney, ICE dijo que regularmente realiza estas auditorías para garantizar que las empresas cumplan con las leyes de contratación de los EE. UU.

Algunos de los trabajadores de Cloverhill que fueron despedidos llevaban trabajando allí más de una década.

Un trabajador indocumentado, que pidió que no se revelara su nombre, dijo que llegó a los EE.UU. desde México y trabajó en la panadería durante 17 años. El exempleado comentó que consiguió el trabajo a través de la agencia de trabajo y que fue operador de maquinaria en Cloverhill hasta el verano pasado.

Powered by WPeMatico

Related posts