Hispano hallado culpable de asesinato de esposos

Jonathan Santillán fue encontrado culpable de asesinar en enero 2013 a los esposos Samuel Flores y Maria Saravia de origen salvadoreño. El menor de 17 años junto a su tío, Israel Vásquez, acribillaron a esta pareja a balazos en su casa de habitación ubicada en 708 Colonial Drive, cerca de Garner.

El jurado del condado Wake, ademas lo declaro culpable de complicidad en homicidio, complicidad para cometer robo, de robo en primer grado, por posesión de un arma de fuego con un número de serie alterado y asalto con un arma mortal para infligir lesiones graves.

Según las órdenes de arresto, aquel día por la noche ambos adolescentes derribaron la puerta e ingresaron a la vivienda armados de un rifle AK-47 y una pistola 45.

En la cocina mataron a María Saravia, quien recibió siete tiros  según datos de la autopsia y luego ingresaron a la habitación donde acribillaron a Manuel Flores, que recibió 16 balazos.

El hijo menor de la pareja, de 3 años de edad, estuvo presente y fue testigo del asesinato de sus padres, pero no resultó herido.

Los investigadores que fueron llamados por la fiscalía como testigos han descrito el crimen como frío y sangriento. 

Debido a la edad del imputado no enfrentara pena de muerte y aunque ya fue encontrado culpable, el juez esta viendo otras opciones para que pague su condena , como la vida en la cárcel con libertad condicional o sin libertad condicional. 

De acuerdo con la documentación de la corte, Vásquez y Santillán intentaban en realidad matar a David González y Juan Hernández, miembros de una pandilla rival que hasta 2011 vivieron en el mismo domicilio que los esposos salvadoreños.
Los dos acusados habían tenido un altercado con González y Hernández el 4 de diciembre de 2012 en Meadowbrook Road, donde el segundo resultó herido.
Los investigadores del alguacil del condado Wake relacionaron el incidente con el asesinato de la pareja al comparar los casquillos de bala encontrados en el lugar del tiroteo con los de la vivienda de Colonial Drive.
Santillán, que tenía 15 años al momento de cometer el crimen, será juzgado como adulto debido a la gravedad del delito cometido.
Además de ellos dos, están implicados los hermanos Moisés Reyes, de 19 años y Pablo Reyes, de 21 años.
El primero porque ayudó a escapar de la escena del crimen a Vásquez y Santillán, conduciendo el vehículo en el que huyeron de la escena del crimen.

Related posts