‘Hijo te amo’: despedida del padre de una de las víctimas

Uno era un oficial de policía veterano que no dudó en correr hacia el peligro. Otro era un joven que esperaba ansiosamente el nacimiento de su primera hermana. 

Ambos forman parte de una docena de personas que murieron en un tiroteo en un bar de música country en el sur de California. Las autoridades creen que el pistolero, Ian David Long, finalmente se suicidó. 

Las historias de las víctimas empezaron a surgir el jueves cuando los funcionarios todavía estaban contactando a sus familias. Será un “día muy difícil para muchas personas”, dijo Andrew Fox, alcalde de Thousand Oaks, California, donde ocurrió el ataque el miércoles por la noche. 

Cody Hoffman acababa de cumplir 22 años y estaba a punto de cumplir su sueño de servir a su país al unirse al Ejército, dijo su padre, Jason Hoffman, quien lloró cuando le dijo a un grupo de reporteros que su primer hijo estaba entre las víctimas. 

Testigos dentro del bar describen el horror

[TLMD - LA] Testigos dentro del bar describen el horror

Cody adoraba a sus hermanos, tres hermanos entre los 6 y 9 años, y estaba ansioso por el nacimiento de una hermana que debía nacer el 29 de noviembre, dijo Jason Hoffman, de Camarillo. 

“Cody era el hermano mayor que mis hijos necesitan”, dijo. “Estaba tan emocionado de tener a su primera hermana y ahora ella nunca lo sabrá…” 

Se quedó un momento callado, sollozando, y luego dijo: “Oh, Cody, te amo, hijo”. 

Jason Hoffman dijo que a su hijo le apasionaba el béisbol, que servía como árbitro de una pequeña liga, y que iban a pescar juntos. 

“Ese pobre chico venía conmigo, le gustara o no”, dijo. “Ese es el tipo de cosas que realmente voy a extrañar”. 

Jason Hoffman dijo que habló por última vez con su hijo el miércoles por la noche antes de que Cody se dirigiera al bar donde el pistolero abrió fuego. 

“Lo primero que dije fue: ‘Por favor, no bebas y manejes'”, dijo. “Lo último que dije le fue: ‘Hijo, te amo'”.

Related posts