Hasta la noche de ayer se reportaban 10 réplicas cada hora, según el IG

El terremoto ocurrido la noche del pasado sábado entre Pedernales y Cojimíes tenía hasta las 19:00 de ayer más de 230 réplicas, según Mario Ruiz, uno de los sismólogos del Instituto Geofísico (IG).

Ruiz comentó en una entrevista con la estación FM Mundo que se producía una réplica cada seis minutos. En esa línea, agregó que con el paso de las horas iban a “estabilizarse”, aunque podían ser de magnitud 5 o 6.

En tanto, durante la tarde, Alexandra Alvarado, jefa del departamento de Sismología del IG, dijo que se sabía que esa zona tenía una acumulación de fuerza y que en cualquier momento podía romperse. Añadió que las capas en la zona costera van a seguir rompiéndose cada cierto tiempo.

Esto genera las réplicas que durante los primeros días serán continuas y pueden durar hasta meses, contó la experta. No obstante, no se producirá un nuevo movimiento como el registrado de magnitud 7,8, ya que ese fue el sismo principal, pero puede haber algunas réplicas más fuertes en los próximos días y hasta meses.

También mencionó que la población no tenía idea de cómo actuar ante un evento como el ocurrido, puesto que no sucede frecuentemente en el territorio, según una publicación de BBC Mundo.

Indicó que este caso no puede compararse con los de Chile o Japón, donde por los constantes sismos se efectúan capacitaciones para preparar a sus habitantes ante los riesgos. “Aquí se los capacita cada 5 u 8 años, pero luego la gente se olvida. Esperamos que la situación cambie y que aprendamos que esto puede ocurrir”, explicó Alvarado al medio internacional.

Aseguró que en el futuro la población debe construir casas que soporten los eventos sísmicos. “Hemos visto que hay edificaciones que soportaron y otras que no, y por eso necesitamos que haya un control en las construcciones porque eso es lo que causa los mayores daños”, dijo.

La réplica más fuerte se registró a las 02:13 del domingo y fue de magnitud 6, cerca de Manabí. (I)

Detalles
Más datos

Inocar
El Instituto Oceanográfico de la Armada dijo que si bien existe la posibilidad de eventos sísmicos extremos en el Pacífico y de que se produzcan réplicas, no se puede predecir el lugar, momento o intensidad. Por eso, pide que se informen por medio de fuentes oficiales. Indicó también que el terremoto provocó un tsunami de menor magnitud, y que las primeras oscilaciones se presentaron durante un periodo de marea baja y no hubo riesgo en el borde costero. Aclaró que técnicamente se denomina tsunami a toda perturbación generada en el mar por un movimiento sísmico.

Related posts