Guatemala y Honduras aseguran que 2.000 migrantes regresaron bajo plan Retorno Seguro

El presidente de Honduras, Juan Orlando Hernández, y el presidente de Guatemala, Jimmy Morales, presentaron el plan de “retorno seguro” como estrategia para el regreso de los migrantes de la caravana con destino EE.UU. después de reunirse el sábado en Ciudad de Guatemala.

Durante la rueda de prensa conjunta, el presidente Morales detalló que bajo la nueva estrategia entraron a Guatemala poco más de 5.000 personas y que para el sábado habían regresado a Honduras unas 2.000.

El mandatario agradeció el apoyo de la comunidad internacional y cuestionó el objetivo de las personas que promovían este tipo de migración.

El presidente Juan Orlando Hernández agradeció la solidaridad del pueblo guatemalteco con sus connacionales y pidió a quienes decidieron realizar este viaje cuidar sus vidas.

“En Honduras y Centroamérica siempre ha existido migración y no únicamente de Centroamérica. Sino que también se da el paso de seres humanos que vienen de Sudamérica, el Caribe, e inclusive de África. Pero lo que hemos visto en estos días no tiene precedente”, señaló el presidente hondureño.

Detalló que además de los que ya han regresado, otras 486 personas estarían de camino a casa con el plan “retorno seguro”.

“Quiero lamentar profundamente el abuso de la necesidad de las personas. Yo considero que todo tiene un límite. Y no es posible que por razones políticas se utilice la desgracia del ser humano para sacarle provecho”, afirmó el mandatario hondureño.

El periodista Roberto Ruíz, de Azteca México, reportó este sábado en la tarde cómo los migrantes buscan la manera, a pesar de todo lo que se ha dicho esta semana, de cruzar a México.

El secretario de la Coordinadora Nacional para la Reducción de Desastres de Guatemala, Sergio Cabañas, explicó que esta iniciativa estipula la creación de cinco centros de emergencia en: Ciudad de Guatemala, Quetzaltenango, Escuintla, Zacapa e Izabal.

Cabañas explicó que la movilización se dividirá en personas que deben ser trasladadas inmediatamente vía aérea y las que serán trasladadas posteriormente vía terrestre.

El funcionario guatemalteco admitió que no tiene una cifra exacta de los migrantes que ingresaron al país, pues entraron por varias vías e incluso usaron “puntos ciegos” que existen en sus fronteras con El Salvador y Honduras

Durante la reunión previa a la conferencia, los presidentes Hernández y Morales conversaron con el presidente de México, Enrique Peña Nieto, para definir la asistencia humanitaria y el retorno de los migrantes que se encuentran en la frontera Guatemala-México desde el viernes.

Los mandatarios también realizaron un contacto telefónico con Kimberly Breier, subsecretaria de Estado para Asuntos del Hemisferio Occidental de Estados Unidos.

The Associated Press informa el domingo que pese a los esfuerzos mexicanos para detenerlos en la frontera, unos 2.000 migrantes centroamericanos cruzaron nadando o en balsas un río que separa México de Guatemala y reformaron su caravana prometiendo reanudar su jornada hacia Estados Unidos.

Los migrantes, que dijeron que no tratarán más de ingresar a México legalmente porque el proceso de asilo es demasiado lento, se reunieron el sábado en un parque de la fronteriza Ciudad Hidalgo. Allí votaron levantando las manos para continuar hacia el norte su caminata, avanzaron hacia un puente que cruza el río Suchiate e instaron a quienes se encontraban allí para que se les unieran.

“Vamos a llegar a Estados Unidos”, dijo Erasmo Duarte, un migrante de Danli, Honduras, pese a las advertencias del presidente de EE.UU. Donald Trump para que regresen. El mandatario está utilizando los temas de la caravana y la seguridad fronteriza como un asunto clave de campaña antes de las elecciones de mitad de periodo en noviembre.

La decisión de reformar la caravana de migrantes puso fin a un día en el que las autoridades mexicanas nuevamente negaron la entrada masiva a migrantes en el puente y en su lugar aceptaron pequeños grupos para procesar solicitudes de asilo. También dieron a algunos permisos de visitante por 45 días. Las autoridades entregaron números a las personas para ser procesadas, en una estrategia similar a la utilizada en controles fronterizos de Estados Unidos cuando hay grandes números de migrantes.

Powered by WPeMatico

Related posts