Ford revisará 2 millones de autos por riesgo de incendio

DETROIT  — Presionada por los reguladores estadounidenses, Ford publicó el jueves un aviso de reparación de unas 2 millones de camionetas pickup F-150 en Norteamérica porque los cinturones de seguridad pueden hacer chispas y provocar incendios.

El llamado, que abarca las camionetas de los modelos 2015 a 2018, se produce un mes después de que la Administración Nacional de Seguridad del Tráfico en las Carreteras (NHTSA) empezó a investigar los incendios de las pickup, los vehículos de mayor venta en Estados Unidos.

Ford dijo el jueves que ha recibido 23 denuncias de humo o fuego en las camionetas, pero no tiene conocimiento de víctimas. La NHTSA empezó a investigar a principios de agosto después de recibir cinco denuncias de incendio, incluso tres de vehículos destruidos por el fuego.

Según la empresa, los pretensores de los cinturones de seguridad -que ajustan el cinturón al pasajero- pueden generar demasiadas chispas cuando se ajustan antes de un choque. Éstas pueden encender los gases dentro de un pilar entre los asientos delantero y trasero, y las llamas extenderse al material aislante y las alfombras.

Los pretensores eran fabricados por ZF-TRW y la ahora difunta fabricante de bolsas de aire y cinturones Takata, adquirida por Joyson, otro proveedor de autopartes.

Las camionetas fueron fabricadas entre el 12 de marzo de 2014 y el 23 de agosto de 2018, de acuerdo con documentos publicados el jueves por la NHTSA.

Los propietarios serán notificados a partir del 24 de septiembre para que lleven los vehículos a las agencias autorizadas para una reparación.

Los concesionarios retirarán material aislante e instalarán cinta resistente al calor para reparar las pickups. También retirarán restos de cinta de cableado y modificarán los paneles interiores.

En una de las quejas presentadas ante el gobierno un propietario de Grand Rapids, Michigan, le dijo a NHTSA que el 7 de julio, un ciervo embistió el lado del conductor de una camioneta, causando daños menores.

Las bolsas de aire laterales se inflaron, y después de cinco a 10 minutos, un pasajero notó un incendio en la parte inferior del paral entre las puertas delantera y trasera donde están ubicados los cinturones de seguridad. “La camioneta se incendió en cuestión de minutos y es una pérdida completa”, escribió el propietario.

Las personas que presentan quejas no se identifican en la base de datos de la NHTSA. Ford dijo en una presentación el jueves con los reguladores de valores de los Estados Unidos que el retiro costará alrededor de $140 millones y se contará en los resultados del tercer trimestre.

El problema surgió en la primavera de 2017 cuando Ford recibió cuatro informes de incendios interiores posteriores a una colisión desde abril hasta octubre, según documentos que Ford presentó a la agencia de seguridad.

NHTSA abrió su investigación el 3 de agosto. De julio a agosto, Ford hizo más pruebas y descubrió que las chispas podrían encender los gases del escape, y Ford aprobó un retiro el 24 de agosto, según los documentos.

Related posts