Fiscales tienen 12 grabaciones de exabogado de Trump

Los fiscales que investigan a Michael Cohen, el exabogado del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, tienen en sus manos doce grabaciones incautadas por el FBI, según documentos judiciales revelados este lunes.

Entre las doce grabaciones se incluye la ya conocida en la que Cohen y Trump hablan sobre un posible pago a una exmodelo de Playboy, Karen McDougal, quien sostiene haber tenido una aventura con el ahora presidente hace una década.

De las otras once conversaciones se desconoce el contenido, pero medios locales indicaron que Trump no aparece directamente en ellas, aunque sí es citado por terceras personas, que tampoco han sido identificadas.

Las doce cintas fueron entregadas a los fiscales después de que la defensa de Trump renunciase al privilegio abogado-cliente para mantenerlas en secreto.

El abogado que representa a Cohen, Lanny Davis, dijo en Twitter que las cintas “hablan por sí solas”.

Trump dijo este fin de semana que es “inaudito” y “quizás ilegal” que Cohen grabase de escondidas al menos una se sus conversaciones.

Las grabaciones las incautó el FBI en el registro que realizó en abril pasado a la oficina de Cohen, a quien investiga por su participación en pagos para supuestamente silenciar a diversas mujeres durante la campaña a la Casa Blanca de 2016.

La investigación busca esclarecer si los pagos violaron las leyes de financiación de campañas electorales.

Antes de las elecciones, Cohen pagó $130,000 -que después Trump le reembolsó- a la actriz porno Stormy Daniels para supuestamente mantener en secreto una relación que mantuvo con el ahora presidente en 2006, el mismo año que contrajo matrimonio con su esposa, Melania.

Aunque el caso de Daniels fue el que provocó el inicio de la investigación, durante el registro el FBI inccautó documentos relacionados con otras dos mujeres, una de ellas McDougal.

El actual abogado de Trump, Rudolph Giuliani, confirmó al pasado viernes que el mandatario habla en la grabación sobre el pago a McDougal, pero defendió que la transferencia finalmente no se hizo, por lo que el documento es “una poderosa prueba exculpatoria”.

Related posts