Federico Ríos: vivir para servir

Por Yumara Chirino Valero

Charlotte. Federico Ríos es un ejemplo de superación que debe ser conocido por todos. Con su exitosa carrera ha llegado a demostrar que, pese a las circunstancias derivadas de un entorno difícil, el talento de cada uno puede desarrollarse para lograr grandes metas. Proveniente de una amorosa y solidaria familia de latinos, este joven profesional, nos demuestra día a día que todos podemos lograr el éxito.
El 16 de enero de 2018, Ríos asumió el cargo de administrador de relaciones internacionales e integración de la ciudad de Charlotte, con el compromiso puesto en la gente a quien sirve. Esto lo tiene muy claro, y así nos lo transmitió en cada momento de nuestra amable conversación. Hijo de Sofía, nacida en Colombia, y Alejandro, originario de Puerto Rico, este destacado profesional, se siente orgulloso de sus padres latinos, porque con mucho esfuerzo, le dieron las oportunidades de estudio para que lograra un digno lugar en la sociedad.
“Mi papá no pudo terminar el bachillerato, pero junto a mi querida madre logró muchas metas, como comprar una casa y algo que consideraba muy importante: poder darnos la mejor formación académica a mi hermano y a mí. Al llegar a Nueva York, mi papá tuvo que dormir en las calles, pero consiguió aprender dos oficios para ganarse la vida honradamente. Mi mí mamá, quien estuvo durante 30 años sirviendo a la misma empresa, ha sido una mujer muy sencilla y trabajadora, quien me enseñó el valor de la educación. Definitivamente, ambos son mi mejor escuela”, afirma Ríos.
Lo nombraron Federico por su abuelo quien fue alcalde de la ciudad de Barranquilla, Colombia, quizás de allí le viene la herencia de líder y su vocación de servicio para la gente. Este profesional tiene una licenciatura en inglés de la Universidad Estatal de Nueva York en Stony Brook. “Le debo este grado a mi primo Gabriel, quien tras el fallecimiento de su esposa, en la tragedia del 11 de septiembre, destinó todo el dinero que le pagó el seguro para costearme los estudios”, nos confesó Ríos, quien está casado con Lakisha Dobson, y es padre de dos hijos, Elías y Jaden.
Es un hombre agradecido, y la vida le ha reconocido con puestos de dirigencia, en los cuales ha velado por la solución de problemas a jóvenes con dificultades de adaptación a la sociedad. Federico, de 36 años, ha trabajado localmente para la organización Comunidades en las Escuelas (CIS, por sus siglas en inglés), desde 2009, cuando se desempeñó como coordinador de las actividades de la institución promotora de educación en la Escuela Elemental Hidden Valley.
Antes de asumir el importante cargo que tiene en el Ayuntamiento de Charlotte, prestó servicios como director programas de Northeast Learning Community y en Newcomer Services, apoyando en la integración de inmigrantes recién llegados a la ciudad.
Ríos tiene gran experiencia como especialista de intervención en crisis, es un profesional calificado en salud mental y maestro de educación especial. “Desde mi primer trabajo con muchachos que tenían dificultades de adaptación a la sociedad en New York, yo entendí que amaba dedicarme a eso, sentía un gran gusto por solucionar sus conflictos sin violencia, con la palabra”, nos explicó.
“Seguiré involucrando activamente a los inmigrantes de Charlotte a través de la creación y el fortalecimiento de conexiones comunitarias y empresariales internacionales, pero también busco integrar todas las iniciativas de las ONG´s y asociaciones comunitarias que quieren apoyar a los que van llegando. La idea es que Charlotte sea más diversa y hospitalaria”, finalizó Ríos a quien le deseamos el mayor de los éxitos.

Related posts