EN VIGILIA TRABAJADORES DE LA CONSTRUCCIÓN DE CHARLOTTE

Por Yumara Chirino
Charlotte, NC.- En el año 2016 los medios de comunicación de Charlotte reflejaban una realidad abrumadora: la fiebre de la construcción. Tras innumerables titulares que mostraban un futuro pujante, que no se vivía desde la debacle que sufrió el sector en el año 2007, se escondía una complicada historia. Hoy los trabajadores de la industria denuncian haber padecido diversas circunstancias adversas en sus centros de trabajo producto de inseguridad, incidentes y accidentes laborales, robo de salarios, así como una serie de abusos por parte de los patrones.
Esta tensa situación motivó la realización de una vigilia el martes 22 de agosto organizada por el movimiento “Justicia y Respeto en la Coalición de la Industria de Reforzamiento” (JRRIC), la cual logró demostrar el apoyo de la comunidad a los trabajadores de la Border Rebar una de las corporaciones más grandes de la industria del hierro quienes adelantan una huelga por lo que han denominado “condiciones laborales deplorables”.
Así lo confirma el informe “Build a Better South” o “Construir un Mejor Sur”, publicado recientemente con la colaboración del Proyecto de Defensa de los Trabajadores, la Asociación para Familias Trabajadoras y la Universidad de Illinois en Chicago. Se trata de un estudio, basado en una encuesta hecha a 1,400 trabajadores de ciudades de rápido crecimiento en el sur del país, incluida Charlotte, el cual describe “una prevalencia alarmante de puestos de trabajo con salarios demasiado bajos para alimentar a una familia…”. Asimismo, “capta el impacto de las lesiones de trabajo discapacitantes en los trabajadores y sus familias”.
Los empleados de Border Rebar compartieron sus experiencias con los investigadores del proyecto y entre sus historias figuran decenas de crónicas donde se ilustra la falta de respeto que la industria tiene por la seguridad y el bienestar de sus obreros. Uno de los testimonios más recientes de la compleja realidad del sector es el de Alexis Gonzales, quien perdió su puesto de trabajo en el aeropuerto de Charlotte Douglas en junio pasado, después de atestiguar en un accidente donde un compañero casi perdió su brazo.
Entretanto, Rogelio Reyes, miembro de la organización comunitaria “Acción NC”, quien se hizo presente en la vigilia destacó que hay mucha gente de la comunidad de Charlotte que apoya este movimiento. “Hay varios afectados, no solamente por incumplimiento en los pagos, lo más grave son los accidentes donde trabajadores han perdido la vida”, denunció Reyes.

Related posts