El cuerpo de Jakelin y la travesía a su pueblo natal

Autoridades del Consulado de Guatemala en Del Río, Texas, dieron a conocer que el cuerpo de la menor guatemalteca Jakelin Caal había sido liberado por los médicos el pasado 16 de diciembre y permaneció los próximos dos días en una funeraria de la comunidad de El Paso.

“Estaba en una funeraria de aquí de la ciudad de El Paso para poder cumplir con una petición especial del padre”, dijo el cónsul del Consulado de Guatemala en Del Río, Tekandi Paniagua. “Él solicitó que quería despedirse de su hija y fue la razón por la cual tuvimos que coordinar con una funeraria”.

Paniagua agregó que ya cuentan con el certificado de defunción de la menor, lo cual les permite culminar el proceso de salida de Estados Unidos y así poder regresar el cuerpo a Guatemala.

“El día de hoy (martes) ya tenemos el certificado correspondiente que nos da la puerta abierta para continuar con este proceso”, dijo Paniagua. “Viene que tenemos que ubicar el vuelo más cercano”.

Una vez que el cuerpo de Jakelin salga de la ciudad de El Paso, este será enviado a la comunidad de Laredo en Texas donde, de acuerdo al cónsul, llegará a una funeraria que cumple con los requisitos de la aerolínea para que el cuerpo pueda finalmente ser trasladado de manera correcta.

Cabe destacar que el padre de la menor permanecerá en la ciudad de El Paso ya que esa decisión ha sido asesorada por sus abogados y continuará con su proceso migratorio durante el mes de enero.

Jakelin y su padre formaban parte de un grupo de 163 migrante arrestados el 6 de diciembre cerca de un cruce fronterizo en Nuevo México. Horas después, ambos fueron subidos a un autobús para trasladarlos a la estación más próxima de la Patrulla Fronteriza, pero Jakelin comenzó a vomitar y había dejado de respirar. La pequeña falleció en un hospital en El Paso, Texas.

Funcionarios de la Patrulla Fronteriza dijeron el viernes que los agentes hicieron todo lo posible por salvar a la menor, pero ella no había comido ni tomado agua suficiente durante días. En una revisión inicial no se advirtieron indicios de que la niña tuviera problemas de salud, y el padre habló en español con los agentes y firmó una forma en la que se decía que la menor estaba bien de salud.

Related posts