El Congreso abre al fin el camino para cambiar el futuro de millones de inmigrantes

Washington DC.— El Senado iniciará este lunes un inusual debate abierto sobre inmigración que debe decidir, entre otros asuntos, el destino de los 800.000 soñadores llegados al país como inmigrantes indocumentados cuando eran niños de la mano de sus padres. Pero la voz más influyente en esta conversación se encuentra al otro lado de la avenida Pennsylvania, en la Casa Blanca.

Si el objetivo es aprobar cuanto antes una solución legislativa, teniendo en cuenta que el programa DACA, que protege a los soñadores de la deportación, expira el 5 de marzo, el presidente, Donald Trump, sigue siendo un jugador clave y, a veces, complicado. Sus aparentes cambios de discurso en este tema confunden tanto a demócratas como a republicanos, y han hecho que algunos pidan a la Casa Blanca que minimice el papel del mandatario en el debate por temor a que diga algo que socave el esfuerzo.

Sin embargo, su apoyo final será vital para que el Congreso supere las presiones en un año electoral para lograr un acuerdo migratorio. Ningún proyecto diseñado en el Senado probablemente verá la luz en la Cámara de Representantes, que es más conservadora, sin la bendición del presidente y la promesa de vender un acuerdo a su base más dura. Trump, hasta ahora, se ha resistido en ese frente.

“Si entregamos un buen proyecto de ley al presidente con el apoyo de 65 o 70 senadores, puede aceptarlo, y a la Cámara de Representantes le gustará también”, ha asegurado esta mañana a NBC el senador republicano Jeff Flake (Arizona), que se muestra optimista al respecto. Si no fuera posible el acuerdo, ha añadido, en su opinión el Congreso deberá proteger a los soñadores con una medida que no incluya, como exige Trump, un cambio completo de las leyes migratorias.

El líder republicano en el Senado, Mitch McConnell, ha programado una votación el lunes por la noche para abrir el debate; previsiblemente, habrá acuerdo en iniciar una negociación ya de forma oficial que podría sin embargo llevar semanas.

La Casa Blanca desveló el 25 de enero su propuesta para reformar el sistema migratorio: el presidente está dispuesto a abrir el camino a la ciudadanía a 1,8 millones de soñadores. Pero quiere además 25.000 millones de dólares para construir el muro en la frontera; acabar con la lotería de diversidad; y restringir los visados de reunificación familiar.

Lee aquí el resto de propuestas que se están negociando. 

Powered by WPeMatico

Related posts