De pandillero a mentor; cambia vidas con su testimonio

La pandilla Mara Salvatrucha está tatuada en el cuerpo de Gerardo. En la mente y el alma aún vive el recuerdo de una vida de pandillero en las calles de Los Ángeles; vida que inició a los 14 años.

Compartir la historia de su juventud inspiró un documental, que sirve ahora como herramienta para ayudar a otros que como él tomaron el camino equivocado, y para evitar que otros lo hagan.

Gerardo ha cambiado la vida de muchos jovencitos en Denver, y ahora trabaja de la mano de el alcalde, y hace parte del comité que está eligiendo el nuevo jefe de policía.

Related posts