Dale chispa al agua

Sabemos que el agua es esencial en nuestras vidas. Una y otra vez escuchamos a expertos en diferentes materias citar estudios y cifras que confirman las múltiples necesidades que suple el consumo diario de agua para nuestro bienestar.

De hecho, el agua constituye un 60% de nuestro peso y según el artículo “La composición química del cuerpo humano adulto y su efecto en la bioquímica del crecimiento”, de los autores, H.H. Mitchell, T.S. Hamilton, F.R. Steggerda y H.W. Bean, un 73% del corazón y cerebro, un 83% de los pulmones y un 31% de los huesos.

La licenciada Brenda Soltero, nutricionista y presidenta del Colegio de Nutricionistas y Dietistas de Puerto Rico, señala que “entre sus funciones se encuentran: llevar nutrientes a las células, ayudar en la eliminación de toxinas del cuerpo y proveer un ambiente húmedo a diferentes tejidos como la nariz, oído y garganta”.

Además explica que “el agua se pierde diariamente a través de procesos químicos del cuerpo como la respiración, sudoración, orina y movimientos intestinales”.

Como si fuera poco, estudios científicos destacados en el portal healthguidance.org., afirman que quienes toman más de seis vasos diarios de agua tienen un 40% menos de probabilidad de un ataque al corazón.

De otra parte, juega un rol crucial en el entrenamiento físico y cabe mencionar que los músculos están compuestos en un 80% de agua.
María Núñez, entrenadora personal y profesora del programa Entrenador Personal de la Universidad Interamericana, explica que el agua repone minerales y electrolitos que se botan con el sudor.

“Una persona deshidratada puede experimentar, entre otros, calambres, mareos, dolores de cabeza y problemas en la regulación de temperatura corporal”, explica.

Desafortunadamente, no porque algo sea beneficioso para nuestra salud estamos en la mejor disposición de cambiar hábitos y el tema del agua no es la excepción. A menudo, muchas personas dicen “aburrirse” de tomar agua por lo que en su lugar ingieren refrescos y jugos, frecuentemente con altos contenidos de azúcar.

Beber agua en vez de una bebida azucarada de 20 onzas, te ahorrará unas 240 calorías, algo a considerar cada vez que optas por otros líquidos, particularmente si buscas perder peso.

Si esto no es suficiente, considera que ejercitarte, por ejemplo, en una bicicleta estacionaria durante 30 minutos, consume solo unas 300 calorías. Así que vale la pena pensar no solo en lo que comes pero en lo que bebes durante tu día.

No te aburras

Para darte ideas de cómo aumentar tu ingesta de agua, la licenciada Soltero ofrece sugerencias que le añadirán chispa a tu vaso de agua.

En un comienzo, si deseas reemplazar el consumo de bebidas azucaradas por agua, Soltero recomienda no hacer cambios drásticos. “Esto quiere decir que podemos comenzar acostumbrando nuestro paladar a un sabor menos dulce. Se puede endulzar el agua con un poco de miel, azúcar morena o sustituto de azúcar pero debemos ir disminuyendo poco a poco hasta que nos acostumbremos a lo menos dulce posible”, sugiere la nutricionista.
“Podemos usar agua mineral, ‘ginger ale’ o agua carbonatada para mezclar el agua y añadirle frutas para variar el sabor. Pero nuevamente, esto como un proceso de transición a un consumo libre de estos productos”, resalta Soltero.

Núñez concurre con la nutricionista y sugiere, para hacer la transición de bebidas azucaradas a agua, visitar tiendas de alimentos orgánicos y mercados en busca de ingredientes libres de colorantes y azúcar que vengan en sobrecitos y puedan añadir un sabor agradable al agua.

“Son alternativas que están disponibles pero siempre es mejor enfocarse en las opciones más saludables como el uso de frutas para infusionar bebidas”, afirma.

No solo es líquido. Soltero nos recuerda que “hay alimentos que nos proveen agua especialmente frutas y hortalizas frescas que aumentan nuestra agua diaria”. Por otro lado, destaca que “en momentos de calor, actividad física o enfermedad debemos reforzar su consume”.

Aquí algunas recomendaciones para darle chispa al agua:

Añadir limón a un vaso de agua de 8-12 onzas ya sea en ruedas finas o exprimiendo medio limón puede impartirle un sabor diferente al agua. Debe esperarse por lo menos 10 minutos antes de consumirla. Es importante que el limón se lave bien antes de usarse.

Añadir ruedas de limón, ruedas de pepinillos frescos y hojas de menta en una jarra de agua y dejar reposar al menos por varias horas en la nevera.

Añadir pedazos de frutas en diferentes combinaciones:

a. Manzanas y melocotones frescos, canela y hojas de albahaca o menta

b. Melón de agua, “Honeydew” y canela

c. Piña y Kiwi (pulpas licuadas)

d. China, limón, hojas de menta o yerbabuena

e. Fresas y uvas , gotas de limón y hojas de menta.

Añadir cubitos de hielo hechos con diferentes frutas.

Añadir otras “aguas” (agua de coco, agua mineral, agua con limón), canela, jengibre y hojas de menta.

Related posts