¿Cuáles nuevas estrategias está utilizando Inmigración para rechazar visas de turismo?

El Departamento de Estado de Estados Unidos le está otorgan­do nuevas herramientas a los funcionarios migratorios y consu­lares para negarle la entrada a ciudadanos extranjeros que deseen ingresar a Estados Unidos con visas de turismo o para ex­pulsarlos si ya están dentro del país.

En un comunicado enviado a las embajadas de Estados Unidos en todo el mundo, el secretario de Es­tado, Rex Tillerson, dijo en diciembre del 2017 que aque­llos que soliciten una visa para entrar a territorio estadounidense deben apegarse, durante al menos tres meses , a los planes que infor­maron a las autoridades migrato­rias. Si en ese periodo hacen algo que no mencionaron en la entrevista con un funcionario consular al solicitar la visa – como casarse con un ciudadano estadounidense, asis­tir a la escuela o tener un trabajo,­ se supondrá que mintieron de forma deliberada.

Esto complicaría, si no es que imposibilitaría, la renovación de su visa, la obtención de una nueva o el cambio de estatus. Además, si siguieran en Estados Unidos, estos visitantes serían candidatos al pro­ceso de deportación.

RELACIONADA:

Los cambios de planes que ocurran después de tres meses tam­bién podrían generar problemas pero no se presumirá que son el re­sultado de una “tergiversación deliberada”, según el comunicado.

An­teriormente, un cambio de planes solo era considerado una tergiver­sación si sucedía durante el primer mes después de que una persona ingresara al país.

“Si alguien viene a Estados Uni­dos coma turista, se enamora y se casa dentro de los primeros 90 días de su estancia en el país y después solicita una tarjeta de residencia, se le negará la solicitud”, señala Diane Rish, directora adjunta de relacio­nes gubernamentales de la Asocia­ción de Abogados de Inmigración de EE.UU. “Es un cambio significativo en las políticas”.

En 2016, Estados Unidos emitió más de diez millones de visas, lo cual sirvió para apoyar a la indus­tria turística. La nueva regla no se pondrá en práctica para ciudada­nos de 38 países -principalmente de Europa y naciones aliadas como Australia, Nueva Zelanda y Japón­ que no necesitan una visa o un plan explícito de viaje, negocios o educativo antes de ingresar al te­rritorio estadounidense.

No obstante, la mayoría de las personas que provienen de Media Oriente, África y una gran parte de Asia necesitan visa, y las decisiones consulares sobre quienes obtienen el preciado documento son algunas de las fuentes de tensión más graves entre Estados Unidos y estas nacio­nes. En algunos países, cientos de personas hacen filas en las embaja­das y los consulados estadouniden­ses para solicitar una visa.

Las nuevas reglas son parte de una iniciativa de la administración de Trump para tomar medidas más enérgicas contra la inmigración ilegal. En noviembre del 2017, el presidente Donald Trump se dispuso  a  terminar  con  un  programa de la época de Obama que pro­tegía de la deportación a cerca de 800,000 jóvenes adultos que llega­ron a Estados Unidos de forma ile­gal cuando eran niños.

A través de este artículo, MundoHispánico no ofrece asesoría legal. Es imprescindible que cada persona consulte su caso con un abogado de inmigración donde reside, ya que las leyes o procedimientos pueden variar en cada estado.

TENDENCIA:

Powered by WPeMatico

Related posts