Bloquean autobús que transportaba a niños inmigrantes

Después de visitar una instalación para el procesamiento de migrantes, legisladores demócratas dijeron este sábado que no estaban convencidos de que el gobierno tuviera un plan para reunir las familias separadas por las autoridades fronterizas.

La delegación de 25 legisladores visitó un centro de procesamiento de la policía de Aduanas y Protección Fronteriza en McAllen, Texas, sobre la frontera con México. Dijeron haber visto a niños dormidos en celdas, sobre pisos de concreto y bajo mantas resistentes al calor.

Incluso cuando no los separan, niños y adultos están alojados en celdas adyacentes que no les permiten tener contacto, dijeron los legisladores. Añadieron que no han visto un sistema federal para reunir a los que fueron separados, ya que a todos, incluidos los niños, les asignan números “A”, por “alien” (extranjero), pero otras agencias federales tienen sistemas distintos de identificación.

“Hay miles de niños separados de sus padres y no hay un sistema coherente que lo remedie”, dijo el representante por Connecticut Joe Courtney a la prensa después de la visita.

Más de 2,300 niños fueron separados de sus familias en las últimas semanas bajo las medidas de “tolerancia cero” del gobierno, que incluyen entregar a la justicia criminal la gente que ingresa sin autorización. Padres e hijos eran enviados a distintas instalaciones, pero ante la indignación generalizada el presidente Donald Trump dispuso el miércoles que se los reuniera.

Esto ha provocado una gran confusión y padres que buscan a sus hijos.

Los eventos previstos incluyen un acto en las próximas horas en Fort Worth, donde se realiza la convención demócrata de Texas, y una marcha en Homestead, Florida.

Los legisladores demócratas prevén visitar las instalaciones en McAllen y Los Fresnos. En McAllen los aguardaba una decena de personas con playeras blancas y la inscripción “I want my mommy” (quiero a mi mamá).

Getty Images

Decenas de miles de migrantes que viajaban con sus familias, muchos de ellos huyendo de la violencia de las pandillas en Centroamérica, han sido detenidos en la frontera. Unas 27,000 familias fueron detenidas en los últimos tres meses, de acuerdo con las autoridades estadounidenses.

El gobierno de Trump anunció en abril de entregar a todos los migrantes atrapados a la justicia penal. Los padres fueron encarcelados y los niños enviados a refugios contratados por las autoridades federales.

Ahora el gobierno dice que aplicará la misma política de juicios penales pero sin separar a las familias.

Funcionarios de inmigración han dicho que pedirán hasta 15,000 camas en los centros de detención de las familias, y el Pentágono proyecta alojar a unos 20,000 niños no acompañados en bases militares.

Related posts