“Bebé llorón Trump” provoca tensiones en Texas

HOUSTON – Un globo gigante con la figura del presidente de Estados Unidos, Donald Trump, en pañales desencadenó la tensión el lunes en Houston, donde seguidores del mandatario con gorras rojas y partidarios de los demócratas se intercambiaron insultos, con la policía en medio y la prensa observando.

Una activista, que se identificó como Annie, promotora del “bebé llorón Trump”, explicó a Efe que el motivo de su propuesta es denunciar las políticas del presidente y de uno de los senadores por Texas, el republicano Ted Cruz, que se presenta en unas semanas a la reelección.

“Estamos aquí porque no toleramos el ataque a los derechos civiles por parte de los republicanos, en especial, en materias como la sanidad pública que tiene drásticas consecuencias”, añadió.

Entre las personas que acompañaban a Annie, algunas portaban camisetas con el lema “Black Lives Matter” (las vidas de los negros importan), mientras que otras llevaban pancartas contra las políticas migratorias del Gobierno o favor del programa DACA, cuya terminación amenaza a cientos de jóvenes latinos con la deportación.

Frente a ellos una mentalidad opuesta, con alabanzas a las ideas aislacionistas del Partido Republicano, burlas hacia los seguidores demócratas o referencias a grupos racistas como el Ku Klux Klan.

La tensión entre estos dos grupos contrastaba con la calma con la que miles de personas esperaban pacientemente para acceder al Toyota Center de Houston, con capacidad para 18,000 asientos, y presenciar en directo el mitin que Trump había prometido ofrecer en Texas para apoyar la carrera de Cruz.

El color rojo predominaba sobre cualquier otro, acompañado de innumerables banderas estadounidenses y lemas como “Terminar el muro” o el ya famoso “Hagamos grande Estados Unidos de nuevo”.

“No me importa si Donald Trump es feminista o no, solo quiero que la economía de mi país vaya bien y que haya más seguridad, y eso no puede ir mejor en estos momentos con él como presidente”, declaró a Efe una joven seguidora a las puertas del pabellón.

Getty Images

“Lo más importante es la economía, si no hay trabajo o los impuestos son demasiado altos, ¿para qué queremos todo lo que proponen los demócratas?”, dijo otro joven, que como su compañera no quiso revelar su nombre.

En el interior, la gente esperaba la aparición del presidente con constantes gritos de “USA, USA, USA” (siglas en inglés de Estados Unidos), mientras afanaban por conseguir carteles, gorras o cualquier producto de mercadotecnia de la campaña del presidente.

Este mitin ha sido objeto de comentarios en las redes sociales por parte de los críticos al Partido Republicano, puesto que al comenzar la carrera para las elecciones legislativas del próximo 6 de noviembre, Trump prometió organizar “un evento en el estadio más grande de Texas” para apoyar a Cruz.

En un primer momento, el escenario elegido fueron unas instalaciones anejas al estadio NRG, con capacidad para 8,000 personas, aunque después se cambió a la sede de la franquicia de la NBA los Rockets de Houston, cuya pista es la sexta más grande del estado.

Getty Images

Precisamente la mañana del lunes comenzó en Texas las votación anticipada para los comicios en los que se decidirán uno de los puestos texanos al Senado, el cargo de gobernador y otros representantes legislativos.

Las encuestas dan una clara ventaja a Cruz sobre su rival, el congresista demócrata por El Paso, Texas, Beto O’Rourke, con una distancia de 5 a 9 puntos dependiendo de los informes.

Sin embargo, el liberal se ha convertido en unas de las figuras más destacadas dentro de su partido, gracias, en parte, a la recaudación de 60 millones de dólares para su campaña a la Cámara Alta de Estados Unidos.

La Secretaría del Estado de Texas anunció que para estas elecciones legislativas se han registrado 15.6 millones de votantes y que, durante los últimos cuatro comicios de estas características, votaron finalmente entre un 33.6% y 38% de los registrados.

Getty Images

Related posts