Banco Mundial: El Salvador, la economía más lenta de Centroamérica

Por estrategiaynegocios.net

El Salvador todavía no encuentra los motores de crecimiento económico que le hagan despegar de los bajos resultados de los últimos años y del rezago de su economía con respecto al ritmo de sus vecinos en la región.

En los próximos tres años El Salvador experimentará el menor crecimiento económico de Centroamérica y República Dominicana, según indica el informe Perspectivas económicas mundiales, de enero de 2018, elaborado por el Banco Mundial.

En su reporte, el organismo multilateral señala que el crecimiento del Producto Interno Bruto salvadoreño para 2018 y 2019 será del 1,8 %, mientras que para 2020 alcanzaría un 1,9 %.

Guatemala y Costa Rica que son los países que le siguen con el menor crecimiento de la región. Guatemala crecerá, según esta proyección, el 3,4 % en este año, 3.5 % en 2019 e igual cifra en 2020. Similar a Costa Rica que en 2018 tendría un crecimiento del 3,6 %.

Por otro lado se encuentran las naciones que lograrán tener los mayores índices de crecimiento de la región, por ejemplo, Nicaragua se proyecta que crecerá 4.4 % en los próximos tres años; mientras que Panamá crecerá 5.6 % en 2018 y 2019, y el 5.7 % en 2020.

De acuerdo con el Banco Mundial, existen riesgos en este año que pueden arrastrar las economías a la baja.

Los principales desafíos que enfrentará la región latinoamericana serán el aumento de la incertidumbre política, sobre todo en Brasil, Perú y Guatemala; o la débil administración de las políticas públicas por parte de Venezuela.

La multilateral también ve riesgos de incertidumbre política en varios países a causa de las próximas elecciones legislativas y/o presidenciales, léase en Brasil, Colombia, México, Costa Rica, El Salvador y Paraguay.

Otra variable que podría descarrilar el tren del crecimiento, especialmente en el Caribe, son los desastres naturales, tales como sequías, terremotos, inundaciones, huracanes e incendios forestales, los cuales se tema que puedan ser más recurrentes como efecto del cambio climático.

Al Banco Mundial también le preocupa el rumbo del comercio regional, como es el caso de la renegociación del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica, que impactará directamente a México si no se logran acuerdos sustanciales.

Asimismo, está el temor de que haya un endurecimiento de las políticas de financiamiento internacional como consecuencia de mayores o más rápidas alzas en las tasas de interés; así como una recesión en los flujos globales de inversión extranjera directa.

Un elemento adicional que podría golpear el crecimiento regional es la apreciación del dólar de EE. UU., en la que gran parte de la deuda de América Latina está denominada, lo cual aumentaría los intereses que se pagan por la deuda y requeriría un ajuste de las políticas fiscales en un contexto del espacio fiscal ya limitado.

Además, se prevé que una ralentización del crecimiento potencial en las economías avanzadas representaría un riesgo a la baja para el crecimiento de México y Centroamérica en el mediano y largo plazo.

Mediante un comunicado el Ministerio de Economía de El Salvador rechazó las previsiones del Banco Mundial.

Mediante un comunicado, la entidad destacó que tanto el “Fondo Monetario Internacional (FMI) y las diferentes agencias calificadoras de riesgo proyectan que el crecimiento económico de este año para El Salvador se sitúa en 2,3%. Por su parte, la Comisión Económica para América Latina (CEPAL) estima una tasa de crecimiento similar a las proyecciones estimadas por el Banco Central de Reserva (BCR) de 2.4%”.

“Desconocemos los supuestos que respaldan la proyección elaborada por el Banco Mundial”, añadió el boletín que recalcó que el “último dato que tenemos en nuestro poder del Banco Mundial es de octubre 2017, el cual proyecta un crecimiento de 2.3%”. Añade que en el último trimestre no ha ocurrido ningún cambio que impacte la proyección de crecimiento.

Con información de El Diario de Hoy.

<

p class=”wpematico_credit”>Powered by WPeMatico

Related posts