¡Apoyemos a los Ángeles Azules!

Por Yumara Chirino

Charlotte. El día en el que Mariame Boujlil recibió el diagnóstico en el que decían que su primogénito, Zachary, se encontraba dentro del espectro autista, cambió su percepción de la vida. Muchas dudas surgieron en las siguientes horas, dudas que no se han despejado, pero que la hicieron creer en que la mejor manera de ayudar a su pequeño era a través del conocimiento.
Ya el hijo de Mariam tiene 14 años, y esta gran luchadora lleva más de una década en la que se ha convertido en voz y bandera para todas las madres que, como ella, han tenido que aprender, apoyar, entender, y vivir para brindar soporte a sus hijos, ante una sociedad que desconoce lo que es el Autismo. “Sí, son niños especiales, porque vienen a enseñarnos mucho, son ángeles inocentes que merecen tener un mundo mejor donde vivir, en el cual no se les señale, sino que se les permita integrarse”, nos explicó Mariam.
Mariam, de origen marroquí, está al frente de WAFAC, una fundación creada para apoyar a familias con hijos diagnosticados con autismo, así como de la Casa de los Ángeles Azules, un espacio multicultural de reunión y soporte, abierto a quienes necesiten su acompañamiento. “He tratado de generar recursos a través de la venta de delantales, galletas, ropa para perros, y a través de aportes voluntarios independientes, con un gran esfuerzo compré la casa”, señaló esta luchadora mujer que nos invita a colaborar de muchas formas, entre ellas acudiendo al puesto que tiene en el Fly Market del 6700 en South Boulevard.
El Autismo es un trastorno del neurodesarrollo caracterizado por alteraciones en la interacción social, en la comunicación (tanto verbal como no verbal) y un repertorio sumamente restringido de actividades e intereses. La edad de presentación es variable en función del nivel de desarrollo y de la edad cronológica. Sus manifestaciones se desarrollan gradualmente, pero algunos niños con autismo alcanzan sus hitos del desarrollo a un ritmo normal y luego sufren una regresión en las habilidades previamente adquiridas.
“Esta ha sido una labor diaria, durante muchos años, para todos los que requieran una mano. Nuestro próximo gran proyecto es un Group Home que decidí llamar Escape Zone, donde los jóvenes podrán trabajar y permanecer bien cuidados. A través de un oficio, se sus familiares estarán más tranquilos, ya que muchos no tienen recursos para darles el apoyo permanente que necesitan quienes viven con Autismo”, dijo Boujlil

Related posts