Alcaldesa renuncia tras admitir robo de fondos públicos

La alcaldesa de Nashville Megan Barry renunció el martes tras admitir que robó miles de dólares de fondos públicos. Esto viene después de que admitiera a finales de enero que tuvo una relación amorosa con su guardaespaldas.

Barry, que es demócrata, era una alcaldesa sumamente popular que albergaba planes ambiciosos de transformar la ciudad en un centro urbano importante, cuando asombró a los ciudadanos hace pocas semanas al admitir el amorío. El proceso de transición será rápido y ya fue reemplazada por el vicealcalde.

“Aunque llega hoy a su fin mi tiempo como alcaldesa de ustedes, mi amor inquebrantable y cariño sincero hacia esta ciudad y su gente nunca terminará“, dijo la alcaldesa poco después de comparecer ante un juez.

En la audiencia no divulgó cómo malversó los fondos de la ciudad, pero una investigación halló que estaba en una relación con el escolta en medio de viajes pagados por la municipalidad. Las autoridades además hallaron fotos de una mujer desnuda tomadas con el teléfono celular del guardaespaldas, el sargento Robert Forrest.

La Agencia de Investigaciones de Tennessee no identificó a la mujer en esas fotos y Barry ha dicho que si son de ella, entonces fueron tomadas sin su conocimiento ni autorización.

Las fotos fueron tomadas en mayo y octubre del año pasado, en fechas que según la agencia pública de la alcaldesa, ella estaba en viajes distintos en Washington.

Poco después de la renuncia de la alcaldesa, el guardaespaldas también se declaró culpable de robo y accedió a reembolsar al público $45,000 que le fueron pagados en tiempo en que no estaba en funciones oficiales.

La investigación halló las fotos en el correo electrónico de trabajo de Forrest y se determinó que fueron tomadas por su teléfono celular. Había también 260 chats borrados entre los celulares de Forrest y de Barry y 35 llamadas borradas, según el expediente.

La alcaldesa accedió a devolverle a la ciudad $11,000 dólares. Tanto Barry como Forrest fueron sentenciados a tres años de libertad condicional.

“Si usted hace lo que debe hacer, este caso será desestimado y su prontuario quedará eliminado”, le dijo el juez a Barry.

Barry, de 54 años, era sumamente popular en enero cuando admitió que estaba teniendo relaciones con Forrest, cuya esposa pidió el divorcio poco después. Barry reconoció el romance pero negó haber violado ley alguna y resistió los pedidos de que renunciara.

Related posts