Al borde de deportación, ¿Culpa de cierre de Gobierno?

Un salvadoreño con una orden de deportación no tuvo más opción que buscar refugio en una iglesia de Colorado.

Y es que debido al cierre parcial del gobierno de EEUU, no ha tenido la oportunidad de presentar su caso ante un juez de las cortes de inmigración, porque no están abiertas.

El caso de este padre de tres hijos, es solo una muestra de todos los efectos del cierre parcial del Gobierno, que entró en su tercera semana.

Miguel Ramírez Valiente no es el único que tiene que vivir con esta incertidumbre, ya que los casos de miles de inmigrantes han quedado en el limbo, a la espera de presentarse ante un juez.  

Miguel Ramírez Valiente vive con el temor de que si sale de la iglesia All Souls, en Colorado Springs, podría ser deportado. 

Miguel no estaría confinado entre paredes, si no fuera por el cierre parcial del Gobierno de los EEUU.

Este inmigrante salvadoreño lleva 14 años en este país, y nunca había tenido problemas con la ley, hasta que lo detuvieron por una infracción de tráfico en el 2011.

Por falta de comunicación, no se presentó a su última cita en corte, y recibió una orden de deportación. 

Su abogada y el movimiento santuario de Colorado, aseguran que Miguel no ha tenido la oportunidad de refutar su caso, porque las cortes de inmigración no están atendiendo por el cierre parcial del Gobierno.

Según abogados, Miguel estuvo en lo correcto al buscar refugio en la iglesia.

Related posts