Admiten pago a supuesta amante de Trump

La compañía controladora de revistas como National Enquirer, US Weekly e In Touch, reconoció que participó en una dudosa práctica periodística para ayudar a que Donald Trump se convirtiera en presidente.

Los fiscales federales revelaron el miércoles que habían acordado no emprender acciones legales contra American Media Inc. (AMI) por ayudar secretamente a la campaña de Trump al pagar $150,000 a la modelo de Playboy, Karen McDougal, por los derechos de su reportaje sobre su supuesto amorío con Trump.

La compañía entonces suprimió intencionalmente la historia de McDougal hasta después de la elección.

El incidente del miércoles renovó el interés en la práctica, en donde la publicación paga por los derechos exclusivos de la historia de alguien sin intención de publicarla, ya sea como favor a una celebridad o para tener influencia sobre esa persona.

Los medios de comunicación tienen el derecho a no publicar historias, pero AMI reconoció que sus pagos a McDougal fueron específicamente para ayudar a Trump y se hicieron “en coordinación” con su campaña. Los fiscales dijeron que eso se convierte en una contribución corporativa ilegal a una campaña.

Los fiscales anunciaron su acuerdo de no cooperación con AMI el mismo día que el exabogado de Trump, Michael Cohen, fue sentenciado a tres años en prisión por delitos como ayudar a orquestar el pago a McDougal.

El acuerdo para no emprender una acción legal también exige que AMI capacite a sus empleados en la ley electoral federal y contrate a un abogado para consultarlo en relación a cualquier pago futuro “para la adquisición de notas sobre individuos que se postulan para cargos públicos”.

The Associated Press ha reportado que AMI tenía en una caja fuerte documentos sobre el pago de sobornos a McDougal y otras notas perjudiciales que no publicó como parte de su relación con Trump, quien desde hace mucho tiempo es amigo del presidente de la compañía, David Pecker.

Al guardar dichos secretos, la compañía se congració con celebridades y utilizó información para pedir favores a cambio.

Exempleados de National Enquirer le dijeron a la AP que las notas que perjudicaban a Trump destinadas a morir al llegar al tabloide, datan de cuando Trump protagonizaba el programa de la NBC “El aprendiz”.

El presidente ha negado el asunto y ha dicho que los pagos fueron “una simple transacción privada”, no una contribución a su campaña.

Según una declaración de AMI a los fiscales, Pecker buscó a Trump en agosto de 2015 con una oferta “para ayudar a manejar las notas negativas” de sus relaciones con mujeres al identificar dichas notas “para que puedan comprarse y evitar su publicación”.

AMI se negó a comentar el miércoles. Previamente había negado no publicar reportajes por otro motivo que no fuera periodístico.

Related posts